domingo, 19 de marzo de 2017




Ion ha muerto a manos de este asesino cotidiano llamado Cáncer.
Ion no era de ETA.
Ion era de dónde éramos todos: del hartazgo por una dictadura que no acababa de morir. Aquella democracia nos dio los mismos disgustos que una herida cerrada en falso, y la infección estuvo a punto de devolvernos al infierno.
Ion pertenecía a la generación siguiente a la mía, más libre, más violenta, más generosa, más rebelde, más verdad.
Ion fue, unos años después, un admirado colega en la revista Oarso.
Ion escribió una novela que comienza el 26 de noviembre de 1985. Él tiene 21 años y duerme apaciblemente en su cama cuando lo detienen "guardias civiles del Cuartel de Intxaurrondo, sede de la 513 Comandancia de la Guardia Civil, en Guipúzcoa". Nos podía haber pasado a todos en aquellos años. Bastaba con pertenecer a un comité de empresa, colaborar en comunidades de vecinos, protestar por el desmantelamiento salvaje de fábricas, rebelarse en el trabajo por la miseria de los sueldos y los arbitrarios despidos... Nos llamaban activistas, y no era cierto, solo defendíamos nuestros emergentes y nunca comparecientes derechos. 
Extraigo una de los dos citas que encabezan 'Intxaurrondo. La sombra del nogal":
"Estos hechos parecerán a muchos naturales y a otros, por el contrario, inverosímiles. Pero, después de todo, un cronista no puede tener en cuenta estas contradicciones. Su misión es únicamente decir: "Esto pasó", cuando sabe que pasó en efecto, que interesó la vida de todo un pueblo y que, por lo tanto, hay miles de testigos que en el fondo de su corazón sabrán estimar la verdad de lo que dice." ALBERT CAMUS. 'La peste'.
Y también este fragmento de la entrevista que le hicieron en http://www.papelesdesociedad.info/IMG/pdf/ion-arretxe.pdf:
"Como se dice en algún momento de la novela, cuando no hay hechos que juzgar ni pruebas que aportar, todo se convierte en un juego de palabras —curiosamente, Intxaurrondo acaba coincidiendo con 'Parole, parole', la novela previa del autor—.
—¿No es más cierto que usted conoce a Fulanito de tal, alias Txuri, por ser miembro de ETA?
—¿Por ser miembro de ETA quién, él o yo?"
Puede que el cáncer haya tenido un colaborador necesario a la hora de matar a Ion. Tal vez la sombra del nogal que tanto preocupaba a su aitona Gonzalo.

lunes, 13 de marzo de 2017





Esta canción me persigue desde que vi la película "¿Qué ocurrió entre mi padre y tu madre?" Cuando me noto cansada, y no necesariamente de cuerpo, siempre la busco. Me relaja y hasta me aplaca. Me -como dirían creyentes y pirados- da paz. Siento la melancolía lenta y sedante de las notas que parecen desprenderse de un cielo replegado en su inmensidad, y es tan fácil flotar en estas condiciones... La vida se ha transformado ya en un hoja repleta de caracteres elzevirianos, oxidados por el tiempo que ha transcurrido sobre ellos; cuando se intenta pasarla, pesa, Dios, cómo pesa la tinta que quiso dibujar demasiado. Hay que practicar el escapismo. No queda otra que despegarse del suelo 'senza fine' hasta el final.

Escuchando a Paoli en esta canción parece como si pudiera aligerar la carga de lo escrito, incluso, y esto son cosas de la sugestión autoinducida, a ratos vislumbro aquella hoja en blanco, deslumbrante en su pureza, temblando ante mi pluma profanadora -mis primeras acciones- pero deseando perder su virginidad. Qué momentos... Mi miedo también estaba ahí, devastador como el miedo del poeta a la hoja en blanco.
Me espera el café como un epílogo de la mañana,y me espera la tarde llena de lluvia y de un difuso desasosiego que solo está en mi cabeza. Lo sé porque nadie me lo ha notado. Eso me tranquiliza, pues las cosas, cuando no se ven exteriormente, no existen. Palabra de hipócrita involuntaria.










"Mínima alma mía, tierna y flotante, huésped y compañera de mi cuerpo, descenderás a esos parajes pálidos, rígidos y desnudos, donde habrás de renunciar a los juegos de antaño. Todavía un instante miremos juntos las riberas familiares, los objetos que sin duda no volveremos a ver... Tratemos de entrar en la muerte con los ojos abiertos."

Final de 'Memorias de Adriano'

MARGUERITE YOURCENAR




domingo, 12 de marzo de 2017



Dice la RAE de las plantas: "Ser vivo autótrofo y fotosintético, cuyas células poseen pared compuesta principalmente de celulosa y carecen de capacidad locomotora."
Las plantas son inteligentes aunque no tengan cerebro, que lo tienen pero a todo lo largo y ancho de su ser, por lo tanto desarrollan cualidades como las nuestras, dentro, naturalmente, de su especificidad. También se zampan animalitos. Oído cocina vegetariana. Y es que en el universo todo es zampable. El universo es caníbal, y si no lo fuera, desaparecería o, sencillamente, no hubiera aparecido.

Hay que alimentarse, cada ser a la manera dictada por la naturaleza para su naturaleza. Hay que comerse; y no solo físicamente, también psicológicamente. Otra cosa muy diferente es gozar con el sufrimiento de todo lo vivo: la caza, la 'fiesta' de los toros, etc. etc.
Acabo de cepillarme un compuesto riquísimo de carne, huevo, mantequilla y queso. Lo necesito para vivir. Pero jamás de los jamases, en el curso de un paseo por el campo, volveré a cortar una flor o una hoja. No podré evitar pisar la yerba, porque no puedo ni volar ni levitar. En cuanto a los regalos florales, me apuntaré en adelante a las flores de papel.
Llueve pero nada seriamente. Muy flojito. No hace frío, solo ha refrescado con algo de viento. La tarde promete ser tranquila. Tengo un nuevo libro al que pienso darle la gran batida. Es una obra hermosísima considerada como una de las mejores del siglo XX. Desde luego, podría muy bien ser la primera novela posmoderna. Marguerite Yourcenar es una maestra de la narrativa y, aquí, en estas "Memorias de Adriano", resulta irresistible.
Último sorbito de café y a la tarea.


sábado, 11 de marzo de 2017




Documental completo en Español del cineasta francés Cyrille Martin sobre el 11-M. Trece años después alguien más se atreve a cuestionar la culpabilidad de Jamal Zougam







A 13 años de la masacre continúa la mentira. La gran mentira. La mentira más grande jamás contada. Un día se sabrá por qué ocurrió esta atrocidad, pero muchos sabemos ya a quienes benefició y cómo se la trabajaron para que así fuera. Lo malo es que nos cogerá muy mayores o demasiado jóvenes para castigar como corresponde a los asesinos.