domingo, 2 de abril de 2017





De un tiempo a esta parte

Como quien oye llover
en una película
muda,
el rumor
del mundo.

KARMELO C. IRIBARREN






Salgo a dar una vuelta. Sin más. Cielos grises, en movimiento, cielos de poco fiar. ¿Pero cuándo han sido los cielos de fiar? Si no es por la meteorología, es por los dioses, el caso es que a los humanos residentes debajo siempre nos ha tocado la del pulpo. O por calor o por frío o por agua, la del pulpo.

Hoy iba de agua y de frío. 

La gente ha vuelto a los anoraks y a los paraguas. A esa poesía de los días inclementes y, no por esperados, sorpresivos. Mi madre odiaba este tiempo. A mi padre le encantaba. A mí me daba igual. A lo mejor por llevarles la contraria. A lo mejor por ser la síntesis de ambos. Como la química misma.

No hay comentarios: