viernes, 6 de enero de 2017

“Sí, la infancia es más larga que la vida. Quizá es una frase un poquito extraña, pero quien entiende, entiende." (Ana María Matute contra el tiempo. Entrevista de Juan Cruz, El País, 1/8/2014)










Hace el mismo frío de ayer. Ayer tenía cosas que hacer, y salí, salí a ver el frío; disfruté como una cría de las pequeñas puntadas que las agujas del aire daban en mi cara.

Hoy me quedo en casa, debajo de las mantas y encima de este libro rescatado de mis años en Mataró y que conservo entre algodones. 'Paraíso inhabitado' me devolvió entonces a esa infancia en que somos felices, desgraciados y maravillosamente absurdos, las tres cosas a la vez y todas con causa porque la niñez es así de radical. No se le puede pedir más a un libro. Tal vez de todo lo que he leído sea este tipo de literatura la que más me reconforta, porque me conecta con ese irreductible pasado en donde sigo existiendo en calcetines, ajena al mundo, dueña y señora del paraíso que me hice a medida. 

En una mañana de Reyes como esta mi regalo será releer esa crónica de la imaginación y la fantasía. Nada más apropiado. Nada más tranquilizador.











http://cultura.elpais.com/cultura/2014/07/31/babelia/1406823127_174736.html








No hay comentarios: