martes, 13 de diciembre de 2016






Me dice Ángel González:

"Si tuviésemos la fuerza suficiente | para apretar como es debido un trozo de madera, | sólo nos quedaría entre las manos | un poco de tierra. | Y si tuviésemos más fuerza todavía | para presionar con toda la dureza | esa tierra, sólo nos quedaría entre las manos un poco de agua. | Y si fuese posible aún | oprimir el agua, | ya no nos quedaría entre las manos | nada".

O lo que es lo mismo, le respondo, esta fotografía.




4 comentarios:

María Socorro Luis dijo...


... y entre las siete, ella, toda tímida y sonriente.

Gabon

Mertxe dijo...

Engaño mucho, Soco, para bien pero engaño. Un abrazo, amiga. (Fantásticos los bombones, me duraron hasta la mañana siguiente... jajajaja)

El Aviador Capotado dijo...

Guarda el último baile para mí.

https://youtu.be/whq2XZyMT9s

Buenas noches.

Mertxe dijo...

Eso está hecho, Aviador.