jueves, 17 de noviembre de 2016








Se acaba el día... Cierro el libro y abro la noche.

Me gusta dar carpetazo a la jornada algo cansada, un poco aburrida, ligeramente abúlica. Soy más feliz así. Luego duermo mejor porque no hay nada como llegar a los sueños con el cuerpo vencido. Cuando me duerma, supongo que soñaré con esa señora que nunca entendí, Simone de Beavoir, a quien he estado leyendo esta tarde. Hace una eternidad yo tenía quince años y me senté en la bibioteca de mis anfitriones lemosinos a dar buena cuenta de un ladrillo llamado Le Deuxième Sexe. Se me atragantó, se me atragantaron los pasajes que mi incipiente francés me permitió dejar nítidamente comprensibles. Después, en el correr de los años, fueron tres o cuatro veces las que me recondujeron a esa obra. Sobre todo a esa. En fin, que se me aparecerá en sueños la muy pesada, ignorante y... misógina. (Eh... oui... un grande misogyne !)










Sitio de la imagen: http://cabaltc.com/escribir-ciencia-ficcion/escritura-creativa-pt-ii/

No hay comentarios: