lunes, 3 de octubre de 2016






Esplendor en los cielos, aire de cristal, ya era mayor la mañana y, sin embargo, flotaba sobre la ciudad un silencio raro, inédito, un callar de las cosas que invitaba a levantar los ojos hacia el azul para escrutarlo, para buscar en él la fuente de tanto abandono.
El verano se va, has pensado, se va y deja un rastro de luminosa ceniza; la gente a tu alrededor es como tú, lo mismo que tú tranquila figura deambulando por las esquinas, pasajera sombra de la vida, de este instante y, sobre todo, de sí misma. Te has acercado a la blanca baranda. Te acodas en ella y dejas colgar tus manos indolentes y vacías sobre la playa. ¿Y ahora qué?, te has preguntado, ya la tienes delante y te observa, espera que le digas algo y a ti ya no te quedan palabras. Huyendo de ella, tu mirada ha volado a Urgull. A ver qué pasa. 
Pero ese monte... No quiero pensar. Solo contemplarlo. La luz azul que lo nimba se me antoja oscura, sin duda por efecto del mar algo revuelto. ¿Quién fue? ¿Quién la llamó oscura luz atlántica? Ahora lo recuerdo. Fue Chillida en un poema o en una entrevista, no sé, pero fue él, de palabra o escultura fue él.
Y te vuelves de nuevo hacia la isla, también ella es oscura en medio de la bahía. Te alejas poco a poco, no miras atrás, últimamente apenas lo haces, y al cruzar entre los tamarindos has experimentado un vacilante bienestar.





-----------------------------
Fotografía de Alberto Schommer. Azul y Verde.
http://www.argindar.com/arg…/alberto-schommer-azul-y-verde/…

5 comentarios:

María Socorro Luis dijo...


Preciosa prosa poética. Íntima. Vivencial.

Abrazo, Mertxe.


(Este jueves o el que viene?)...

Mertxe dijo...

Te eché de menos ayer... Antes del 'peripato' me pasé por el Bideluze para repostar y así coger fuerzas. (¿Este mes...?

María Socorro Luis dijo...


Cuando quieras, Mertxe, tu me dices, tu mandas...

Mertxe dijo...

Te pondré un correo para la semana próxima. Saluditos renterianos.

María Socorro Luis dijo...


De acuerdo, Mertxe. Cuídate.