viernes, 1 de abril de 2016




La música es mi vida. La música clásica la pasión de mi vida, pero hay ciertas composiciones que, lo confieso, me transportan. Esta es una de ellas. Alessandro Marcello escribió el Concierto para oboe y cuerdas en re menor en los albores del siglo XVIII y ha llegado a ser una de las partituras más interpretadas del barroco. Hace ya muchos años descubrí su Adagio en una película que, también con el tiempo, se ha quedado muy presente en mi recuerdo. La historia no tenía nada de particular. Podía ser una más en esa lista de películas que se basan -y abundan- en el melodrama más pringoso. Sin embargo, resulta que en gran parte Venecia, la Venecia más interior y doméstica, la más fea también, son el telón de fondo de la historia y hacen de ella algo sugestivo e inolvidable. La película era 'Anónimo veneciano', título que nos recuerda que El Concierto estuvo muchos años sin autor reconocido (de ahí lo de anónimo) ya que fue encontrado en una biblioteca lleno de polvo y casi devorado por el olvido; después, y todavía se confunde la gente, se creyó que sus autores eran Benedetto Marcello (hermano de Alessandro) y Antonio Vivaldi. En el final de la película, Enrico (Tony Musante) interpreta el Adagio para su amada Valeria (Florinda Bolkan) y juro que jamás he visto en los ojos de un hombre tanto amor por una mujer.




Vídeo de la película: https://www.youtube.com/watch?v=9VHs7TxkFMw

No hay comentarios: