miércoles, 3 de febrero de 2016





   
    Recuerdo que fue a finales de la primavera de 1958. Yo tenía 13 años y la mirada indómita y a la vez cansada de tanto libar libros. Abordaba la adolescencia con prisa, casi desesperadamente, porque necesitaba crecer, sacudirme los últimos plumones de la infancia y volar, volar libre, lejos. Eso quería y no llegaba nunca. Se acercaban los exámenes; todavía no eran demasiado temibles pero me daban miedo, o pereza, no sé, tanta historia, tanta aritmética, el francés, el dibujo, mi implacable profesora, los muros del colegio, cuánto agobio, al fin y al cabo solo era una niña. 

    Una tarde en la alameda de Rentería, un martes o un jueves porque solo bailábamos con la gramola, la oímos por primera vez. Chicas con chicas evolucionábamos junto al kiosko. Los cancanes bajo el vestido nos daban un aire versallesco, como de pequeñas mariantonietas.Todavía no nos permitían el abrazo nervioso y torpón de los chicos; la tácita edad eran los 14, y mucho ojo, mucho ojo que son terribles, nos decían nuestras madres. "Mariquilla" era una canción a nuestra medida. Fresca, sana, casta, con ecos de tuna, tan patriótica y ensalzadora de las virtudes femeninas. La voz de José Luis era todo un homenaje a la mujer de aquella época. Por primera vez no me bastó la mirada huidiza y algo febril de aquel chavalillo que siempre acechaba mis movimientos y me imaginé bailando con él. ¿Qué sentiría con sus brazos rodeándome la cintura? Su mano apretando la mía contra su blanca camisa... Un agradable malestar me recorrió y acabé dando un pisotón a mi amiga.
    
    A veces vuelvo a pensar en aquella tarde.

    A veces vuelve la primavera y no me defiendo.





http://sevilla.abc.es/andalucia/cordoba/sevi-muere-cordoba-popular-jose-luis-y-guitarra-201602021914_noticia.html

No hay comentarios: