domingo, 7 de febrero de 2016



Huelga de bailarinas
NICOLAS VAN DEER WAY












    Ha llovido casi toda la noche. Lo sé porque he dormido poco. Viento y lluvia han estado azotando inclementes mis cristales. Mira qué gracia. Por la mañana he tenido que echar mano del 'cristasol', como si limpiar cristales fuera fácil para mí, que nunca consigo dejarlos medianamente pulidos por más brío que le ponga al trapo. 
    Lleva un par de horas muy nublado y amenazante. Creo que volverá a llover con ganas. Lo peor es el viento. Pero no me importa, hoy me quedaré en casita, con Baroja y otros amigos, esperando que llegue el lunes, y el martes, y tal vez el miércoles. Esperando ese día que está al caer. Cuanto antes mejor. Y al escribir esto he manchado de café el tapete de mi mesa camilla.
    ¿Nervios o mera torpeza? Seguramente las dos cosas. Total, por mismo precio...





No hay comentarios: