viernes, 15 de enero de 2016

































"Sonríe mientras duermes, alma mía.
Sonríe, alma mía, ¡será día!" 
(Magnificat, FERNANDO PESSOA)



Recuerdo haber sentido, de pronto, el peso de los años,
un día,
una tarde a eso de las ocho.

Recuerdo que cantaba un pájaro entre los árboles
mientras la luz desfallecía.

Recuerdo el peso de la vida
sobre mis hombros desprevenidos.
Qué cansancio.
Y qué dolor. También ese dolor
de ocaso, tan nuevo y tan extrañamente amigo.

Recuerdo haber pensado 
sin darme cuenta, sin ruido, sin palabras,
solo un vaho de la idea para hacerme notar
que seguía milagrosamente viva
en esa hora absurda
esa tarde,
ese día,
y con toda esa carga encima.

Recuerdo haberme visto agradecida.
Me recuerdo contenta en medio de las sombras.
Despierta en medio de este sueño que es la vida.






Mertxe Carneiro Bello

No hay comentarios: