domingo, 27 de diciembre de 2015













Día medio nubladillo. Tiene ganitas. Sí. Que sí. Pero sigue haciendo buenísimo aunque algo haya bajado la temperatura. Si mal no recuerdo, el año pasado estuvo más o menos en el mismo plan, y el anterior, y el anterior, y...  Hasta que llegaba enero y nos las cobraba todas juntas así en Mataró como en San Sebastián. Amén.

Da penita pasar por delante de las tiendas de trapillos. Ya hasta nos saludan abrigos, chaquetones y esos jerseys de cuello alto y pelusilla que se hacinan en los escaparates. Hice amistad con un chaquetón de paño color vino de buena añada hasta el punto que, hace quince días, no pude resistirme a su insistente y lastimoso "shevame a casa...", y me lo compré. Ahora duerme un sueño profundo en mi armario. No sé si se acordará de mi nombre cuando lo despierte de su metabólico&vegetativo coma. Son ya muchos días de estar al otro lado.



No hay comentarios: