lunes, 10 de agosto de 2015






"Sueño con la primera cereza del verano..."

Es el primer párrafo del primer relato "¿Qué me quieres, amor?", del durísimo libro, que lleva el mismo título, del escritor gallego Manuel Rivas. 

"Sueño con la primera cereza del verano. Se la doy y ella se la lleva a la boca, me mira con ojos cálidos, de pecado, mientras hace suya la carne."

En estos días he vuelto a sus páginas. Llevo ya mucho tiempo rompiendo en el viejo rompeolas. Me apeteció un día, ya hace milenios, regresar a las lecturas que me hicieron vibrar como una hoja  a merced del viento. 

"Sueño con la primera cereza del verano. Se la doy y ella se la lleva a la boca, me mira con ojos cálidos, de pecado, mientras hace suya la carne. De repente, me besa y me la devuelve con la boca."

Recuerdo muy bien este libro. ¿Cómo podía ser de otra manera? Mi ama murió en el 95 y en los días que precedieron viví en un sueño que luego desembocó en otros con forma de libro en donde yo me perdía interminablemente con tal de no despertar.

"Sueño con la primera cereza del verano. Se la doy y ella se la lleva a la boca, me mira con ojos cálidos, de pecado, mientras hace suya la carne. De repente, me besa y me la devuelve con la boca. Y yo que voy tocado para siempre, el hueso de la cereza todo el día rodando en el teclado de los dientes como una nota musical silvestre."

Creo que sigo dormida porque leo y leo. Cuando es estrictamente necesario, hago como que me despierto y que estoy más viva que nunca. Esta misma mañana me he actualizado mi contrato con Movistar y he hecho la macrocompra mensual en Eroski, y puedo asegurar con orgullo que ni la empleada ni la cajera se han dado cuenta de que yo estaba allí, tan panchita, soñando con la primera cereza del verano.



2 comentarios:

María Socorro Luis dijo...


Qué hermoso texto, Mertxe.

Y tú, tan panchita...

Egun on, polita

Mertxe dijo...

Yo tan panchita, sí... Arratsalde on, poeta.