sábado, 18 de julio de 2015





En sí misma, toda idea es neutra o debería serlo; pero el hombre la anima, proyecta en ella sus llamas y sus demencias; impura, transformada en creencia, se inserta en el tiempo, adopta figura de suceso: el paso de la lógica a la epilepsia se ha consumado... Así nacen las ideologías, las doctrinas y las farsas sangrientas. (Diario de podredumbre. CIORAN)





Esta locura fundamentalista tan estupendamente financiada y teledirigida ha vuelto a sembrar la muerte. Esta vez -otra vez- en Beirut. (Oh beau Liban j'ai mal pour toi...) Esta vez -por primera vez- contra Irán. 23 muertos y 146 heridos. De momento.

Un grupo cercano a Al Qaeda, las denominadas y casi desconocidas Brigadas Abdalá Azzam, otra de las innumerables metástasis del mal, son las responsables. Pero da igual, ¿no?, ¿qué puede importar ya que el infierno venga de la mano de Juana o de su hermana? Que la vida y la muerte estén tan absolutamente confundidas que respirar ahora y cesar en el instante siguiente sea algo tan natural como no haber respirado nunca. 

Todo el del medio oriente sangra desde hace siglos. Palestina odia a Israel. Israel se defiende, y odia, también odia. Siria, Líbano, Libia..., todo es un gran charco de sangre. Europa tuvo su papel en esta tragedia interminable, pero también a Europa la asesinaron mucho. 

No tengo ninguna esperanza de que la situación mejore ni siquiera un poco. Cuando he leído la noticia de esta nueva masacre, inmediatamente la voz de Adamo (J'ai la mémoire qui chante...) se ha puesto a resonar por mi cabeza.



Ver la noticia: http://www.elmundo.es/internacional/2013/11/19/528b223061fd3d9d3c8b458a.html

No hay comentarios: