martes, 13 de mayo de 2014



Llueve y no sólo en la calle, llueve en la sociedad, llueve en la política, llueve en los inmundos charcos que los odiadores profesionales están abriendo por todas partes. Han asesinado a una mujer, se acabó este ser humano que, con sus aciertos y con sus errores, vivió 59 años y un instante letal que ni siquiera le permitió ver a su depredador. Llueve y no sólo en la calle, llueve sobre todo en la conciencia de las buenas personas.





http://www.abc.es/espana/20140513/abci-asesinato-carrasco-201405130831.html



2 comentarios:

María Socorro Luis dijo...

Los odiadores profesionales podrán dormir? -me pregunto -

Con lo sano que es amar...

Besos siempre, amiga

Mertxe dijo...

Sí, amiguita mía, duermen a pierna suelta. Pero, naturalmente, no son de este mundo. Un gran abrazo.