viernes, 15 de noviembre de 2013






Después de comer resulta muy agradable escuchar música, música sencilla, de fácil acceso a los sentidos. Esta composición siempre me ha gustado mucho. Cumple con todos los requisitos para depararme placenteros minutos de evasión. 

La "Pavane" de Gabriel Fauré, está basada en una danza cortesana española del siglo XVI y es capaz de envolvernos en una delicada atmósfer, en donde sólo el piano tiene voz, una pequeña voz susurrándonos antiguas nostalgias

Su versión orquestada también es interesante, pero no para esta hora, no para mí en esta hora que abre la tarde.