miércoles, 18 de diciembre de 2013

Jon Juaristi, autor de 'Historia mínima del País Vasco'. 17-12-2013







Junto con Teo Uriarte, Jon Juaristi representa todo aquello a lo que es inevitable abocar tras una larga travesía del desierto. No es un oasis lo que nos acoge, sigue habiendo mucha arena, y mucho sol inclemente, en el nuevo suelo que vamos a pisar, pero al menos algo de agua fresca aliviará las estrías de la garganta y, ya de paso, las del cerebro. No es sano vivir en la mentira, sobre todo en la mentira consentida y plenamente asumida, a la larga deja muchas secuelas, demasiadas para que la vida recupere sus colores originales. 




2 comentarios:

Glo dijo...

Hace poco descubrimos que Campoo, la tierra de mi padre, tiene muchos topónimos que parecen de origen euskaldún. Y también, que se encontraba en lo que se llamó Vizcaya (la provincia actual era la "Vizcaya propia").

Hacer honor a la verdad no es nada fácil. Entre otras desventajas, te deja más sólo que la una.

Mertxe dijo...

Pues no sé, Glo. Lo cierto es que vivimos empapados en mitos, es decir, en mentiras. Todo por la patria, ¿no?, y quien dice patria dice negocio. Yo siempre he creído que desde la negrura que fuimos antes del homo sapiens, desde aquellas cuatro patitas que nos desplazaban por los árboles, los misterios son ganas de complicarnos la vida. Y así es como nos hemos encontrado con excelencias raciales y tal. Yo siempre me he reído mucho de estas cosas.