sábado, 20 de julio de 2013





"Asomaba la Aurora temprana de dedos de rosa..."





Es éste uno de los pasajes del Canto XIX de la Odisea. Hermoso, ¿verdad?, pues así ha amanecido hoy en Mataró, aunque enseguida se ha nublado el cielo, y la lluvia, lluvia delgadita, lluvia tonta pero lluvia más que llovizna, ha mojado las calles. Ahora está como ayer y anteayer, jirones de nubes estampando el cielo y una bruma lechosa sobre el horizonte marino. Hace calor, dicen los termómetros que 23º e idéntica sensación térmica, no hay viento, pero seguimos con un 83% de humedad.

Me he quedado sola. Se me han ido las visitas. Penita, pena... y también un cierto alivio. Volveré a colocar las cosas como estaban, todo simétricamente en su sitio, reluciente e intocado. Son manías, lo reconozco, manías que nos asaltan con la edad y otras circunstancias, y aunque siempre he sido tirando a tiquismiquis en estos asuntos, reconozco que van a más.

Por cierto, hablando de orden... ¡que descuidados son en el PSC del Pere Navarro! ¡Mira que dejarse las pruebas del espionaje a la Camacho y 'la otra' en el ordenador! Pero ya se sabe que los gerentes y las gerentas de los partidos políticos no son lo que parecen. Mucho presumir de eficiencia y resulta que van por ahí perpetrando la chapuza. El Bárcenas y sus papelitos de la señorita Pepi's (judicialmente hablando) son hoy por hoy ejemplo palmario. Ahora le toca a la Bruguer y sus archivos del cotilleo en La Camarga. En fin, que las contabilidades A, B y resto del alfabeto ya están siendo pasto de las miradas fiscales. A ver qué pasa y a ver si pasa pronto, porque me estoy temiendo que el Día del Juicio Final la justicia española pedirá una prórroga hasta la tarde porque aún no han cerrado estos y otros cientos de miles de casos. Llegaremos tarde a la resurrección de la carne, me lo veo venir.




No hay comentarios: