domingo, 29 de enero de 2012

Gorée, aquella puerta del infierno

...


"La trata de negros fue uno de los mayores genocidios que la humanidad jamás haya conocido. Durante tres siglos y sin descanso fueron acosados, cazados y arrancados de sus suelo natal bajo la tortura y la humillación. Este transporte brutal y masivo de millones de negros permitió a prácticamente la totalidad del Nuevo Mundo construir sus realidades políticas, ecónomicas y sociales. En efecto, se cogía a los más jóvenes, los más robustos y los más fuertes; separando a madres e hijos, trastornando el equilibrio demográfico. Así se explica el largo retraso que África lleva en la vía del desarrollo."


JOSEPH N'DIAYE







Lola Huete Machado -Gorée 25/08/2007


.

.

viernes, 20 de enero de 2012

¡Aúpa Donostia!


..
La bandera blanca y azul de San Sebastián ya ondea en el mástil de la plaza de la Constitución tras la multitudinaria izada de la Tamborrada. San Sebastián vivirá con la Tamborrada las 24 horas más festivas del año.


.




..

domingo, 15 de enero de 2012

Tenenos un domingo frío y gris. El invierno va tomando cuerpo. Es verdad que los días parecen ir ganando luz, pero de momento resulta tan desmedrada que a las cinco de la tarde sigue dando pereza salir a la calle. Me pregunto qué ha sido de aquellos mendigos alcoholizados hasta el alma que suelen recalar por la avenida Jaume Recoder. ¿Se habrán recogido en algún albergue? Pero... si ya no quedan albergues por aquí. ¿Se habrán muerto? Tampoco porque, si así fuera, el Tot Mataró hubiera publicado una reseña. Por otra parte, ahora que me fijo, las palomas también han desaparecido. Curioso lo que hace el frío por estos pagos mediterráneos. Y luego está el paisaje, entristecido, ausente, otro. Árboles en los puros huesos, bancos desiertos, terrazas abandonadas por los fumadores. Una de las cosas que más me sorprendieron cuando llegué al Maresme fue, precisamente, lo frioleros que son los catalanes de la costa.
....Estos días a penas he salido porque no me tengo en pie. Mi boca está en obras desde el pasado miércoles, y aunque no es mucha la faena (cuestión de un colmillo arrancado y regeneración de la zona siniestrada), el tratamiento antibiótico a manta me está haciendo polvo. Ando medio dormida, medio apaleada, medio tonta. Medio yo, medio quién sabe qué. Hay ratitos en que, si me preguntaran mi nombre, tendría que sacar el D.N.I. La razón de estos agresivos efectos radica en que nunca tomo medicamentos, afortunadamente no los necesito todavía, así que los chutes diarios y por triplicado de la Amoxicilina 750 mg me dejan literalmente hecha polvo. La falta de costumbre me haría reaccionar igual de mal ante unas aspirinas de barquillo. Lo mismo me pasa con el alcohol: como no bebo, un miserable zurito me pone a cantar Asturias patria querida. Pero ya se acaba. Mi agujerito está casi cicatrizado y, puesto que mi higiene bucal es exhaustiva, no pienso continuar drogándome. Confiaré ciegamente en mis genes y que Ése reparta suerte. A las diez de la noche de hoy ("En el día de hoy, cautivo y desarmado... ") consideraré alcanzados mis últimos objetivos y esta fase de la guerra habrá terminado.
....Me he preparado lectura para esta tarde, aunque dudo mucho que consiga abrir los ojos suficientemente durante más de media hora. Supongo que llegará la modorra (ese sopor que sitúa a los mortales tan cerca de los dioses) y me impedirá darle otro repasito en condiciones a los Siete cuentos góticos de la Blixen, alias Isak Dinesen. O.. O quizás sí. Quizás unos brumosos estados de la conciencia sean lo más adecuados para leer esta obra. Es posible que sus fantasmales personajes, si están de humor, me tomen por otra sombra más de las muchas que vagan por todas las historias. Al fin y al cabo, lo sobrenatural nos reúne esta tarde. Me adormeceré en el interior de cualquier escena, tras unos cortinones de seda defendidos por un inmenso sofá, la simbiosis será perfecta y ellos pasarán muy cerca, como si nada,  no me verán, y si me vieran, ¿qué podrían pensar?, ya he dicho que soy otro fantasma, un soplo de lo lejano insondable.
....He leído muchas veces los Siete cuentos góticos, en donde lo viejo, lo muerto, lo inaudito, todo se vuelve sueño, pero no un sueño profundo y continuado, reparador y sano. Es un sueño de superficie, poco estable y con frecuencia feroz en su fantasia, malvado por ese incesante alumbramiento de personajes que van y vienen del misterio a la luz y de la luz al abismo. Los Siete permanecen envueltos en un continuo ocaso, siempre atardece en todas las historias, siempre hay luces que se encienden tras la ventanas saliendo al encuentro de la noche. No sé, no sé, un jaleo que sólo la prodigiosa -y febril- imaginación de Karen Blixen ha podido crear. Un jaleo que deja pequeño al que suele montarnos la penicilina. Como es el caso.

.

"Descansando en el sofá" - Autor desconocido

.

jueves, 5 de enero de 2012

.
"Jamás comprendí las palabras de los hombres, crecí en los brazos de los dioses."


..
Me entretengo con algunos periódicos. Leo lo de siempre. Crisis, corrupción y mentiras. La cloaca no remite. Siento asco (es un milagro que mi estómago aún pueda protestar) y a la vez me aburre esta diaria zozobra. Cuando estoy a punto de abandonar la lectura, me topo con Hölderlin y entonces algo diáfano y fresco se despereza por algún lugar de mi ser. Corro a por un café. La ocasión lo merece. Hölderlin, el gran olvidado, se lo merece todo. Si no hubiera sido por Rilke o Mann, a Hölderlin no lo hubiéramos conocido, ya que permaneció prácticamente ignorado hasta principios del siglo XX. En España, la generación del 27 y muy especialmente Cernuda bebieron de su poesía, caracterizada por la mesura y la elegancia propias de las composiciones del clasicismo griego. Pero este hombre es, no nos engañemos, mucho más que una brillante fuente de inspiración. Hölderlin traspasa todos los límites al convertirse, según la generalizada opinión, en el poeta más importante de todos los tiempos.
....En estos días ha sido nuevamente editado, esta vez por La Oficina, su poema quizás más grande, El Archipiélago, y parece ser que con mejor éxito que otras veces puesto que la traducción de Helena Cortés Gabaudan "tiene un añadido sumamente agradable: está construida íntegramente en hexámetros, que es el verso del original", como así asegura Félix de Azúa. 
....El fragmento que traigo aquí es una conocida versión de Otto Greiff. Leyéndolo, leyéndolo muy despacio, dejando que las palabras acaricien los labios, se demoren en ellos, he sentido bullir ese viejo amor, ese amor antiguo, ínsito, indestructible. El amor por aquella Grecia que, mitificada  o no, más o menos verdad, yo siempre, yo también, reclamaré como madre.


.

ARCHIPIÉLAGO
(fragmento)
.¿Tornan de nuevo las grullas a ti, las naves el rumbo
tuercen, van de tus playas en pos? ¿Serenas y ansiadas
brisas llegan al plácido mar, y al sol asomando
del abismo el delfín, luz nueva inunda su dorso?
¿Jonia brilla? ¿Tiempo es ya? Pues es primavera,
y ha tornado a nacer la vida en todos los seres,
y hay en los hombres amor, y tiempos áureos se evocan;
¡vengo en tu paz a ti, oh poderoso, a loarte!
.¡Oh venerable!, descansas aún viviendo a la sombra
de tus montes; aún tus brazos jóvenes ciñen
amorosos tu tierra, y a tus hijas, ¡oh padre!
de tus islas radiantes aún ninguna perdiste.
Creta vive, y Salamis, que frescos laureles circundan.
Y alza, en medio de rayos, y a la hora del orto la testa
resplandeciente Delos, y Tenos y Kíos
frutas purpúreas guardan: y de embriagadas colinas
mana el vino de Chipre, y de Kalauria descienden
ríos de plata que van a las véteras aguas del padre.
Todas viven, las islas que un día engendraron los héroes.
Y año tras año irradian y si una vez, del abismo
liberado, el fulgor de la noche, la interna borrasca
a una de ellas sorprende y en tu seno a los hombres sepulta,
tú, tú en cambio pervives, deidad, pues sobre la oscura
sima, por ti mucho viose nacer y mucho morir.(...)
.(...)Entonces, ¡oh amigos de Atenas, oh gestas de Esparta,
cara primavera de los griegos! Si llega
a nuestro otoño, tornad y mirad, espíritus todos
del mundo que fue, ¡pues el fin de los años se acerca!
¡La fiesta también celebrad, oh días de antaño!
A la Hélade miran los pueblos, llorando y cantando
del día orgulloso del triunfo los suaves recuerdos.

¡Floreced entre tanto, mientras los frutos maduran,
oh jardines de Jonia! ¡Floreced en las ruinas de Atenas!
¡Ocultad a los días futuros el duelo!
¡Coronad con eterno verdor, oh laureles, los túmulos
de los muertos, allá en Maratón, donde tantos
victoriosos soldados cayeron, o allá en Keronea,
cuyos campos los últimos atenienses sin armas
huir vieron del día fatal de la afrenta, allá donde
de la cima hasta el valle truenos se escuchan, y el canto
del destino las aguas vagabundas entonan!

Mas, oh tú, de los mares señor inmortal, aunque el canto
de los griegos no más, como antaño, en tus olas te loe,
canta en mí más y más; que el espíritu impávido
de los mares, al modo de los nautas, disfrute
su solaz, y la lengua de los dioses distinga,
y el vaivén de las horas; y así, si el tiempo voraz
sobreviene a segar la miseria y los yerros
de mi vida mortal, y entre los muertos a hundirla,
que la paz en el fondo de tus abismos encuentre.


.