sábado, 29 de diciembre de 2012

¿Feroz 2013?






Deseo que este nuevo año que comienza y que, ¡ay!,  acaba en un par de agoreros dígitos no sea peor que el anterior, que pase a su debido tiempo, sin hacernos mucha pupa ni querernos demasiado, sin mirarnos a los ojos, sin sacarnos de paseo, que nos deje tranquilos a ratitos para que podamos comernos en paz las proustianas magdalenas y, de paso, reunir energías suficientes para la batalla contra todo que ha de llegar tarde o temprano.

El espíritu rebelde de don Miguel de Unamuno acabará empapando nuestras adormecidas conciencias, despertaremos, despertaremos uno de estos días y entonces se va a enterar de lo que vale un peine esta sociedad de ricos contra pobres. Esta charca infecta que amenaza nuestra integridad moral en algún momento tendrá que retroceder y para ello bastará con que la gente despliegue su sentido crítico y eleve su voz   recriminadora en medio de la tormenta inacabable de la corrupción. Nada es casual en la vida, todo tiene un principio, unos cimientos, una causa. Nos engañan, nos roban y nos matan. Los políticos con sus programas electorales, los políticos con sus impuestos abusivos, los políticos lucrándose con macrofiestas. Malditos políticos que hacen la vista gorda ante los banqueros. Malditos porque se dan la vida padre a nuestra costa. Malditos porque no hacen el trabajo que tan bien les pagamos. Si alguna vez nos decidimos por fin a no secundar la codicia y la estafa, si dejamos las urnas para cuando haya democracia, ya estaremos en el camino de mejorar nuestra vida. Hasta entonces, hermanos, hermanas, animales domésticos o no, sobrellevemos el 2013.






4 comentarios:

María Socorro Luis dijo...


Todo lo mejor para ti y que se cumpla tu mas bonito sueño.
Y procura ser lo mas feliz posible.

Zorionak ta urte berri on, polita.

Nómada planetario dijo...

Hace tiempo que la sociedad percibe la casta política como un problema, basta mirar los barómetros del CIS.
Feliz 2013 en lo que toque.

Mertxe dijo...

Lo intento, Soco, no lo dudes, pero es tan difícil remontar la ola...

Un gran abrazo, amiga mía.

Mertxe dijo...

Me temo, mi querido amigo, que es más que una percepción. La evidencia descarnada de que estamos siendo objeto de una estafa es muy dura de aceptar, pero está ahí, y crece y crece, y me pregunto (y este es mi miedo final) cuánto tiempo permaneceremos en calma. Pero hoy, segundo día de un nuevo año juliano, aprovechemos esa prórroga hacia atrás para entrenarnos porque cuando llegue abril...

De todas formas y pese a todo creo firmemente que algo bueno está ocurriendo: hay solidaridad, hay un importante hermaniento en las calles.

Un gran abrazo, Noma.