miércoles, 15 de agosto de 2012

María Socorro Luis se despierta poeta todas las mañanas


...
"Ha de haber un lugar
donde encontrarte un día...
Si no, ¿por qué, di, Dios, por qué la vida?"


.
Como cálidos brotes de un espíritu que gobierna serenamente la máquina que lo transporta, de esta manera se percibe la poética de esta mujer. En un verso suyo puede caber todo un mundo de ternura, la inagotable lección de amor que sólo de un ser bueno y hermoso puede emanar. En un verso, en uno sólo, la filosofía más compleja se diluye en accesibles y sencillas verdades. La verdad vital, intensa, del día a día. La verdad vital, irrenunciable, del ayer. Ella recrea una y otra vez su entrañable patrimonio de emociones y sentimientos, nos muestra paisajes y figuras en una tranquila remembranza, en un sentir sin solución de continuidad. Leyéndola me he visto como si siguiera la corriente de un río manso y rumoroso, y me deslizaba por sus orillas temerosa de hacer el menor ruido, de puntillas para no romper, de alguna manera, la placidez de su nostálgico y a la vez lúdico recorrido.

En sus versos me he empapado de voces... y de silencios. Ese silencio de las cosas que no se nombran ni se ven pero que están allí mismo, sirviendo de invisible contrafigura a las otras. Porque la poeta tiene el raro poder de enseñarnos el objeto e incitarnos al otro lado. A la gente como yo les llega más nítido el ruido que no ha sonado y la imagen que aún está por dibujar, por eso su perspectiva poética me tiene tan atrapada desde el momento preciso en que la conocí. Nunca me ha engañado la sencillez de sus poemas, porque jamás he dejado de percibir en ellos la impronta de un potente pensamiento actuando como ese reflejo de color que los impresionistas les daban a las sombras.

Acabo de terminar dos poemarios que nada que no supiera -que nada que no adivine- me han revelado. Como no sea... Como no sea la relativa sorpresa de constatar que, cuanto más leo a esta gran mujer, más me gusta. Haré un breve resumen de aquellos poemas que mejor ilustran (en mi humilde opinión) cuanto he dicho. En cualquier caso me quedaré muy corta ya que son decenas los poemas que se han quedado para siempre en mi cabeza crepitando alegremente como pequeños fuegos.




___________________________________________________


      DE PRONTO YA ES INVIERNO

De pronto ya es invierno
y hay temblores de sol en los espejos
y ausencia en los pasillos...

¿Hubo un amor
o tan solo fue un sueño?
¿Un sueño aquel otoño?
¿Aquel cuarto de hotel
de paredes pintadas de amarillo?
¿Un sueño lunas, versos y campanas?

De pronto ya es invierno
y hay sombras del ayer por los rincones
y en mi dedo la huella de un anillo.


      EXPONGO

Yo,
poeta solitaria,
con gruesas gafas para ver
un mundo que no entiendo...
Hoy,
bajo un guiño de luna,
y frente a tu retrato

Expongo:

Que a mis noches les falta tu ternura
y a mis brazos tu abrigo.
Que en mi archivo de música,
no encuentro la que escuché contigo.

Que colecciono otoños y fracasos.
Noches de luna entera
y mapas con señales del pasado.
Que me sobran silencios.
Y que almaceno versos
amarillos de olvido.


      RADIOGRAFÍA
.
No me dejo embaucar por charlatanes
ni doy nunca mi voto
a los hombres marchitos.
No creo en ese Dios que me han impuesto.
Un Dios que pone trampas. Que amenaza.
Que casi siempre está dormido...

Me gusta, sin embargo,
volar hasta las cumbres
y bajar al abismo de los mares.

Asisto en solitario
a conciertos de jazz
y pienso en poesía.

En tus brazos está mi paraíso
                      .y sus metáforas.
Adoro tu sonrisa. Y sobre todo
me gusta conversar contigo.


      LÍMITES

Soy un trozo de un mágico país
que llaman Arcoiris.

Limito al Norte
con tus ojos, un lago azul
y el reino de los pájaros.

Al Este limito con montañas,
con un río de aguas plateadas
y con una esquina de la noche
donde duermen los sueños
de los niños sin patria.

Limito al Sur con un campo de trigo y amapolas,
con palmeras y con un sol que se esconde.

Y al Oeste
con un desfiladero de cristal
                          donde se escucha
música de Vivaldi.
Y con esa región que llaman poesía.


      ZIZURKIL, FEBRERO

Qué rojos tus claveles.
Rojos como la sangre
que brotó a cada golpe.

Qué verde está tu árbol.
Qué nevados tus montes.
Qué impotente
y qué triste tu gente.

Cómo duele pensarte torturado...
Cómo duele tu muerte.





Página de la poeta: SOCOPOEMAS


.

4 comentarios:

JULIA dijo...

Que maravilla, que hermosura,no me canso nunca de leer Socopoemas.

Gemma dijo...

es una gozada leerlos. Sin grandilocuencia, sencillos pero intensos, cargados de emociones y sentimientos, profundos... como todo lo bueno.

María Socorro Luis dijo...

Ay Mertxe, Mertxe...
Qué bueno, qué suerte tener amigas como tú.

Amigas. Nos hemos visto una sola vez, aquella tarde en Rente, cuando con un pequeño poemario en la mano, nos miramos tímidamente antes de leer, ante el público del bar.
Tú primer premio, yo segundo de un concurso de poesía convocado por el Ayuntamiento, en el Centenario de Lorca.

Años mas tarde,casualmente, me reconociste en el Blog. Y la poesía y la química, han hecho el resto: Amigas.

Amigas en tantas cosas comunes: poesía, Donosti el Mar, los sentimientos, un amor... No sigo; ya hablaremos, pronto?

Gracias, muchas gracias por tus bellísimas palabras, por tu cercanía...

Y gracias, muchas, a Julia y a Gemma.

Muxu milla Para las tres.

Mertxe dijo...

Aquella tarde en Rente... Aquel poema... Todavía hoy no entiendo cómo pude. En cuanto a vernos, Soco, es una esperanza que no abandono, pero las cosas se han puesto difíciles para mi regreso. Si, al fin, lo consiguiera, en ese encuentro contigo te explicaría algunas cosas de aquella tarde. Y, sobre todo, te diría por qué tu poesía me llegó tan directa, tan imborrable. Pero eso son asuntos que se tratan con un café delante.

De nuevo mi agradecimiento y mi cariño.