martes, 17 de julio de 2012



Noticia de hoy mismo: 450.000 jóvenes españoles sin estudios ni trabajo.
.
En este país seguimos cuesta abajo pero cuesta arriba en lo meteorológico. Bueno, pues nos iremos quitando ropa a ver si conseguimos algún alivio.
.
Lo que no podremos quitarnos es la angustia, esta diaria y creciente desazón que sentimos al respirar.

Hoy martes 17 de julio del año de [des]gracia de 2012 la ruina económica más absoluta nos contempla y desde Europa ya nos instan a que pidamos la intervención formal. Me pregunto si no sería también un alivio rendirse al fin, tirar la toalla, reconocer nuestra situación, y luego todo hacia adelante, o más exactamente todo hacia arriba para remontar el profundo agujero al que nos ha prcipitado nuestra obscena e insensata codicia. Parece que a Irlanda le va mejor que a nosotros. ¿Por qué no podríamos intentarlo aquí? Ahhh... ¿tal vez por esos nacionalistas que esperan su momento tras el matorral para echarse sobre la presa? ¿por esos sindicatos que se lo han estado llevando calentito y ahora se ponen al frente de todas las protestas? ¿Tal vez por ese Rubalcaba (el rostro más conseguido del repugnante cinismo) y sus mariachis? ¿Tal vez por esos presidentes de Autonomías que te dicen que su mastodóntico gasto fue por mejorar la sanidad? Tenemos tantos retóricos tal vez que no daríamos abasto enumerándolos...
.
A las estructuras del Estado las vemos por fin en un desnudo integral. Ya lo sabemos todo, negro sobre blanco, de cómo se lo pasaban con nuestros dineritos y consentían que nuestros verdaderos amos, los banqueros, se fundieran los ahorros y las inversiones de gentes trabajadoras que, eurillo a eurillo, habían juntado cuatro en un IPF o un fondo de inversiones de cara a apuntalar su pensión. Sí, ya lo sabemos todo de la corrupción de la política. De la suntuaria mentira en que hemos vivido. 
.
En estos momentos, con las calles alborotadas y el miedo en el cuerpo, esa ola de calor que nos llega de África es lo de menos. Bien mirado, a lo mejor, incluso, la dejamos fría.


.

No hay comentarios: