domingo, 10 de junio de 2012

¡Quién lo iba a decir!


Y pensar que Roberto Carlos quería ser civilizado como los animales... Esta visto que no puedes fiarte de nada y menos de los bobos, aunque lleven plumas. Y, para demostrarlo, traduciré íntegramente el artículo que hoy mismo se publica en Le Monde.
.

. 
.
Los pájaros bobos, esos depravados
.
El emperador esconde muy bien su juego. Bajo ese exterior de inocente pájaro marino que anda contoneándose, el pájaro bobo es, de hecho, un cachondo, como así lo atestiguan los escritos del explorador británico George Murray Levick, que estuvo a punto de morir de frío y de hambre a raiz de una expedición desastrosa en Tierra Adelaida (polo Sur) a principios del siglo XX.
.
Le Monde.fr avec AFP
10.06.2012 à 08h01 • Mis à jour le 10.06.2012 à 08h01
.
El Museo de historia natural de Londres ha exhumado un estudio de consulta de Levick, un rescatado de la expedición Scott de 1910-13 a la Antártida, que describe con detalle los comportamientos sexuales de estos pájaros, cuenta este sábado el diario The Guardian.
.
Homosexualidad, actos de pedofilia contra pollitos e incluso tentativas de copulación de pingüinos macho con hembras fallecidas, todo eso está descrito en un artículo de Levick titulado "Las costumbre sexuales de los pájaros bobos de Adelaida", extraviado durante decenas de años.
.
De una moralidad rígidamente eduardiana, Levick estaba de tal manera horrorizado de sus propios descubrimientos que, en un primer momento, los redactó en griego para hacerlos inaccesibles al lector medio.
.
NINGUNA EXPERIENCIA
..
A día de hoy, Levick es el único científico que haya estudiado un ciclo completo de reproducción Cap Adare, después de haber pasado el verano antártico 1911-12 en ese lugar, según el Guardian. Levick había sobrevivido con cinco compañeros a la expedición que mató al capitán Robert Scott y a otros cuatro en enero de 1912, pero se vio obligado a pasar todo el invierno en una gruta helada, esperando la llegada del barco Terra Nova, enviado para el salvamento pero bloqueado por los hielos.
.
De vuelta en Gran Bretaña, publicó un artículo sobre los pájaros bobos censurando sus hazañas sexuales, consideradas como demasiado chocantes. El artículo de fondo que él redactó a continuación sobre la sexualidad de estos pájaros ha permanecido extraviado durante 50 años.
.
Según Douglas Russell, conservador del Museo de historia natural que ha redescubierto el artículo de Levick, las costumbres sexuales de los pájaros que tanto escandalizaron al científico son imputables al clima de la Antártida. Los pájaros bobos no tienen más que unas pocas semanas para efectuar su ciclo de reproducción, el cual arranca en octubre. "Los jóvenes adultos simplemente no tienen ninguna experiencia sobre la manera de comportarse", explica el conservador.  "De ahí la aparente depravación de su comportamiento".


.

4 comentarios:

María Socorro Luis dijo...

Qué interesante! Cómo para juzgarlos...

muxutxo

Mertxe dijo...

Al final, todo es cuestión de economía de medios ante el imperativo de la reproducción.

Saluditos, poeta.

Glo dijo...

Cualquiera de las series estadounidenses actuales (House, CSI) está entreverada de un puritanismo hipócrita verdaderamente repugnante. En ellas el puritanismo es lo que el tocino al jamón de bellota. Es lógico que en un ambiente así, un artículo como ése llegue a ser noticia.

Mertxe dijo...

Precisamente anteayer, en La 2, estuve viendo la última perogrullada de los que se niegan a quitarse las orejeras. Son los creacionistas. Ésos que no contentos con habernos frenado durante siglos, ahora intentan enmascarse tran un derecho peregrino: que la gente no niegue a Dios. No quieren entender que una cosa es lo religioso y otra la religiosidad, o que una cosa sea el stand by (sólo sé que no sé nada) y otra la negación rotunda. No me gustan los que afirman y te afirman por narices, como no me gustan los que niegan porque sí. Lo que sí me gustaría es que a los que andamos por medio nos dejen en paz. Saluditos, Glo.