lunes, 5 de marzo de 2012

De la Introducción a la novela


.
He nacido en San Sebastián el 28 de diciembre de 1872, en la casa número 6 de la calle de Oquendo, casa que había construido mi abuela, doña Concepción Zornoza. El recuerdo más antiguo de mi vida es el intento de bombardeo de San Sebastián por los carlistas. Este recuerdo es muy borroso, y lo poco visto por mí se mezcla con lo oído [...] También tengo una idea confusa de la vuelta de unos soldados en camillas y de haber mirado por encima de una tapia un cementerio pequeño, próximo, en donde había muertos sin enterrar con uniformes rotos y podridos. De San Sebastián fuimos a Madrid, creo que por el año 1879 [...] En 1881, de Madrid nos marchamos a Pamplona. [...] De la vida infantil en Pamplona he hablado en dos novelas: en La sensualidad pervertida, libro en gran parte autobiográfico, con muchas cosas disfrazadas y cambiadas, y en Silvestre Paradox [...] En la calle Nueva, en el piso de al lado, vivía una familia formada por dos señoras: una de ellas con dos hijos, y la otra, una viuda [...] Esta señora comenzó a venir [...] a hacer tertulia a nuestra casa, y solía contar muchas historias de la época de la guerra carlista, que eran bastante interesantes y pintorescas [...] Algunas, a pesar de recordarlas muy vagamente, me sirvieron para las Memorias de un hombre de acción, transportándolas de la segunda a la primera guerra civil [...] A los cuatro o cinco años de estancia dejé Pamplona. No llegué a tener esas amistades comenzadas de niño, creadas lentamente, y que, a veces, pueden resistir las diferencias de temperamento y de ideas que se manifiestan después con la edad. Al cambiar del sitio donde se vive, sobre todo en la infancia, se cambia también de amigos. Todo ello, con los años, va empujando al aislamiento y se tiende a sentirse entre la gente un solitario.


.
PÍO BAROJA
Zalacain el aventurero
Edición RICARDO SANABRE
COLECCIÓN AUSTRAL

.

4 comentarios:

Glo dijo...

Parece que hay un momento para cada cosa, pero como la vida viene sin instrucciones...

Mertxe dijo...

Pues...

Glo dijo...

... nos vemos atrapados en esto o en aquello para el resto de nuestra vida.

Mertxe dijo...

...Y

"Desventurados son nuestros esfuerzos; | inútiles como aquellos de los troyanos. | Conseguimos un pequeño éxito; ganamos | un poco de confianza; y la esperanza | y el valor renacen. || Mas siempre algo sucede que nos frustra..." (Kavafis encore)