sábado, 10 de marzo de 2012


.
Recordemos...
.
"Madrid, 11 de marzo de 2004, 7.37 horas. Una bomba explota en un cercanías en la estación de Atocha. Apenas un minuto después se producen otras dos explosiones en el mismo tren. El caos y el desconcierto invaden los andenes y escaleras mecánicas de la terminal. Son las 7.38 cuando explotan otras dos bombas en un convoy en la estación de El Pozo y otra en Santa Eugenia. A las 7.39, cuatro explosiones más destrozan otro tren a 500 metros de Atocha. En apenas tres minutos, 10 bombas reescriben la Historia: Madrid acaba de sufrir el mayor atentado terrorista perpetrado jamás en España. 191 muertos y más de 1.500 heridos hacen imposible olvidarlo." elmundo.es
.
No debemos olvidar esta tragedia. Nunca. Nunca. Y ese día (que llegará) cuando salga a la luz quien de verdad lo hizo, será el más triste que haya vivido nuestra sociedad. Porque se habrán confirmado las sospechas de muchos. Y porque nos habrán matado a todos esta vez.
.
Pero no hay otro camino que la verdad. Jamás podremos reconstruir Roma si nos arropamos en sus cenizas. (¿Quo vadis...?)
.
Quo vadis, España, si te niegas a saber.
.
..




..

2 comentarios:

Glo dijo...

Todos estos lutos oficiales o sociales me repugnan. Desde la cursilería del lazo, hasta el hecho mismo de regodearse en un hecho tan oportunamente concreto. Esta puta crisis está dejando muchas más víctimas, también mortales, a quienes nadie llora ni llorará. Para estas víctimas y también para las del 11-M, toda esta pantomima es rayana en el insulto.

Mertxe dijo...

Todo es lo mismo, Glo, todo es lo mismo: una infinita mentira. Antes con la dictadura, ahora con este invento que llamamos democracia. Lo cierto es que se trata de llenarse los bolsillos. El 11-M es, yo lo creo firmemente porque los hechos y sus resultados me conducen a ello, otra etapa más de este caos social que incesante como el rayo de Miguel Hernández. Hoy tenemos incluso a los sindicatos (a esos dos sindicatos) entrenándose con esta fecha. Cuando analizo su andadura, cuando compruebo sus fuentes de ingresos, cuando recuerdo que han estado tan calladitos durante ocho años y ahora se dan tanta prisa por protestar, entonces me entra un tremendo desánimo. Nunca remontaremos nuestra miserable condición. Digamos que el 11-M vino a darle cuerpo. Todo es lo mismo, Glo, todo es lo mismo...