jueves, 5 de enero de 2012

.
"Jamás comprendí las palabras de los hombres, crecí en los brazos de los dioses."


..
Me entretengo con algunos periódicos. Leo lo de siempre. Crisis, corrupción y mentiras. La cloaca no remite. Siento asco (es un milagro que mi estómago aún pueda protestar) y a la vez me aburre esta diaria zozobra. Cuando estoy a punto de abandonar la lectura, me topo con Hölderlin y entonces algo diáfano y fresco se despereza por algún lugar de mi ser. Corro a por un café. La ocasión lo merece. Hölderlin, el gran olvidado, se lo merece todo. Si no hubiera sido por Rilke o Mann, a Hölderlin no lo hubiéramos conocido, ya que permaneció prácticamente ignorado hasta principios del siglo XX. En España, la generación del 27 y muy especialmente Cernuda bebieron de su poesía, caracterizada por la mesura y la elegancia propias de las composiciones del clasicismo griego. Pero este hombre es, no nos engañemos, mucho más que una brillante fuente de inspiración. Hölderlin traspasa todos los límites al convertirse, según la generalizada opinión, en el poeta más importante de todos los tiempos.
....En estos días ha sido nuevamente editado, esta vez por La Oficina, su poema quizás más grande, El Archipiélago, y parece ser que con mejor éxito que otras veces puesto que la traducción de Helena Cortés Gabaudan "tiene un añadido sumamente agradable: está construida íntegramente en hexámetros, que es el verso del original", como así asegura Félix de Azúa. 
....El fragmento que traigo aquí es una conocida versión de Otto Greiff. Leyéndolo, leyéndolo muy despacio, dejando que las palabras acaricien los labios, se demoren en ellos, he sentido bullir ese viejo amor, ese amor antiguo, ínsito, indestructible. El amor por aquella Grecia que, mitificada  o no, más o menos verdad, yo siempre, yo también, reclamaré como madre.


.

ARCHIPIÉLAGO
(fragmento)
.¿Tornan de nuevo las grullas a ti, las naves el rumbo
tuercen, van de tus playas en pos? ¿Serenas y ansiadas
brisas llegan al plácido mar, y al sol asomando
del abismo el delfín, luz nueva inunda su dorso?
¿Jonia brilla? ¿Tiempo es ya? Pues es primavera,
y ha tornado a nacer la vida en todos los seres,
y hay en los hombres amor, y tiempos áureos se evocan;
¡vengo en tu paz a ti, oh poderoso, a loarte!
.¡Oh venerable!, descansas aún viviendo a la sombra
de tus montes; aún tus brazos jóvenes ciñen
amorosos tu tierra, y a tus hijas, ¡oh padre!
de tus islas radiantes aún ninguna perdiste.
Creta vive, y Salamis, que frescos laureles circundan.
Y alza, en medio de rayos, y a la hora del orto la testa
resplandeciente Delos, y Tenos y Kíos
frutas purpúreas guardan: y de embriagadas colinas
mana el vino de Chipre, y de Kalauria descienden
ríos de plata que van a las véteras aguas del padre.
Todas viven, las islas que un día engendraron los héroes.
Y año tras año irradian y si una vez, del abismo
liberado, el fulgor de la noche, la interna borrasca
a una de ellas sorprende y en tu seno a los hombres sepulta,
tú, tú en cambio pervives, deidad, pues sobre la oscura
sima, por ti mucho viose nacer y mucho morir.(...)
.(...)Entonces, ¡oh amigos de Atenas, oh gestas de Esparta,
cara primavera de los griegos! Si llega
a nuestro otoño, tornad y mirad, espíritus todos
del mundo que fue, ¡pues el fin de los años se acerca!
¡La fiesta también celebrad, oh días de antaño!
A la Hélade miran los pueblos, llorando y cantando
del día orgulloso del triunfo los suaves recuerdos.

¡Floreced entre tanto, mientras los frutos maduran,
oh jardines de Jonia! ¡Floreced en las ruinas de Atenas!
¡Ocultad a los días futuros el duelo!
¡Coronad con eterno verdor, oh laureles, los túmulos
de los muertos, allá en Maratón, donde tantos
victoriosos soldados cayeron, o allá en Keronea,
cuyos campos los últimos atenienses sin armas
huir vieron del día fatal de la afrenta, allá donde
de la cima hasta el valle truenos se escuchan, y el canto
del destino las aguas vagabundas entonan!

Mas, oh tú, de los mares señor inmortal, aunque el canto
de los griegos no más, como antaño, en tus olas te loe,
canta en mí más y más; que el espíritu impávido
de los mares, al modo de los nautas, disfrute
su solaz, y la lengua de los dioses distinga,
y el vaivén de las horas; y así, si el tiempo voraz
sobreviene a segar la miseria y los yerros
de mi vida mortal, y entre los muertos a hundirla,
que la paz en el fondo de tus abismos encuentre.


.

6 comentarios:

Glo dijo...

Tu comentario me ha hecho recordar la suite Vollard de Picasso. Las líneas sencillas y algo torpes que obtenía rascando con un punzón las planchas de cobre, tienen el poder de evocar el vigor y la elegancia de los cuerpos del clasicismo griego.

Mertxe dijo...

Buenas noches, Glo.

ADELFA MARTIN dijo...

Mil gracias amiga por traernos siempre estas joyas maravillosas pues la realidad diaria, la lucha por lo cotidiano cada vez mas adverso, nos va alejando de las cosas verdaderas, de las que aun pueden iluminarnos el alma...
abrazos

Mertxe dijo...

Nada como la literatura para recordarnos que somos -o podemos ser- otra cosa mejor.

Buenos días, Adelfa.

Glo dijo...

Acabo de recibir la visita de un comercial de Jazztel. Yo tengo una oferta de la antigua TELE 2, en la que pago 24€ por ADSL y línea de teléfono, y el hombre no ha podido mejorarla, pero me he acordado de ti, y le he preguntado qué costaría en Mataró un contrato para un particular. Me ha dicho que unos 44€ sin promoción y 34€ con promoción. Como sueles quejarte de lo que pagas, he pensado que quizá podría interesarte.

Mertxe dijo...

No sabes cómo te agradezco la noticia. Pero soy fatalista. Descreída. No tengo remedio. Te digo esto porque, a pesar de considerar a Telefónica (hoy Movistar) uno de mis dos peores enemigos, me quedaré con ella hasta que ya no necesite comunicarme externamente con el mundo. Tengo, desde que inauguré el Internet, un contrato que creo es de los más 'arregladitos'. Lo han ido modificando abusando de su poder, nos han impuesto consumos que no necesitábamos pero, con todo, es lo menos de lo más. Mi contrato se llama "Dúo Internet + Llamadas" y tiene un coste bimestral de 44 €. Suelo quejarme de lo endeble de la conexión (creo que es endémico en este país) y de sus salvajadas a la hora de atender al cliente (algún día contaré las dos que me han tocado en suerte desde el año 2002).

Gracias de nuevo, mi buen amigo.