jueves, 22 de diciembre de 2011




Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes






.
Como todos los años, una estrella vuelve a materializarse en mis días navideños. No, no es la de Gloria Fuertes, no es ésa aunque lo parezca por su coincidencia en el calendario. La mía es otra y nada celestial anuncia. Por otra parte, ni falta que me hacen luceros en la tierra. La mía no es más que una estrella de uso exclusivo, pequeñita y humilde, que brilla flojito y se apagará enseguida. Mi estrella, tan endeble y breve, a pesar de todo, una vez más, me hará daño porque viene a recordarme, con una muy certera mala uva, lo que ya no está, volavérunt, lo que perdí definitivamente. Aquello que un día llamé mío y ahora no es de nadie. Ahora, como diría José Hierro, es nada, o cenizas de la nada.

Quisiera y no puedo pulverizar esa estrella nostálgica y dolorosa. Quisiera y no puedo soslayarla. Tampoco es un cáliz, no es para tanto, pero está diseñada para la Nochebuena... y eso...eso siempre me ha pasado factura. Paguemos pues. Mi religión me obliga a rascarme el bolsillo del corazón. Que Zenón de Citio no tenga que avergonzarse de esta su entregada discípula.

Felices fiestas y que el año 2012 no nos trate tan mal como éste que ya se nos escurre entre los dedos.






6 comentarios:

Glo dijo...

"... En cualquier parte está el poema,/ como las alas del viento que en el viento/ rozaron por un instante las alas de la gaviota..."

Y. Séferis.

Mertxe dijo...

Un abrazo, Glo, y muy fuerte.

francisco dijo...

Los infinitos colores y olores de la vida
Volverán a surgir en primavera.
Ahora están, ahí, bajo la nieve,
Ocultos en el frío del invierno.

Es la misma fuerza, pero metida dentro,
Esperando rebrotar siempre a su tiempo.
Porque la luz y el agua siempre se renuevan.

Ten fe, por tanto, amigo, amiga
Es seguro que ese día llega.


CON MIS MEJORES DESEOS DE ESPERANZA Y PAZ

Mertxe dijo...

Así lo espero, amigo mío.

De nuevo mi saludo y mi agradecimiento por tenerte tan cerquita.

dominique dijo...

joyeuses fêtes Mertxe !!

Mertxe dijo...

Ah, ma Dominique... Tu sais, ma belle, je te visite tant que je peu, mais il me coûte beaucoup d'ouvrir ta page car elle pèse trop pour ma faible connexion.

Ma meilleure accolade pour toi.