jueves, 29 de septiembre de 2011

Volver a ellos es como regresar de todos los regresos

Son los poetas griegos. Todos me valen. Los de antes y los de ahora. En su trama se esconden los sonidos de siempre, la misma historia humana. Yo volviendo de todos los regresos soy el relato del tiempo que florece en su incesante muerte. Ellos fueron y serán nuestro destino mil veces repetido, mil veces muerto y resucitado, mil veces incontables veces.




.



.
Hoy me reúno con NIKIFOROS VRETAKOS, un poeta nacido en 1911 y muerto en 1991, cuyas palabras suenan como la prosa, lo son, de hecho, y narran un devenir sencillo, casi un haiku para los sentidos. Es lo que cuenta, ¿no?, los sentidos, ese pathos que nos mueve y nos explica. Pero también son tristes palabras, tristes de una tristeza sutil, a penas esbozada, que viene de muy lejos y se proyecta lejos.




        MIS VERSOS SE PARECEN
Mis versos se parecen al dorado contacto del sol sobre la nieve
se parecen a la bondadosa mirada de los caballos
se parecen al peso del alba sobre las margaritas
se parecen al peso de la esperanza sobre el corazón
se parecen a la apacible lluvia sobre las abnegadas ovejas


        REGRESO
Conteniendo el desgarramiento de mi corazón
hallé la casa paterna que miraba
entre el follaje, como en otro tiempo, el poniente
conteniendo el desgarramiento de mi corazón...
Mi madre corre a encender la chimenea,
y cuando veo desde la puerta su dulce resplandor,
conteniendo el desgarramiento de mi corazón
no entro. Afuera me siento y lloro...


        TRANSMUTACIÓN
Me vuelvo poesía, huyo del mundo,
me reparto

voy hacia afligidos hermanos.
A quedarme en casas
donde no entra el sol.


        NUEVO CREPÚSCULO DETRÁS DEL TAIGETO
Si lloro,
es por mí.
Sol que declinas
como una gran
rosa traslúcida.
(igual que si se abriera
como un capullo
la misma cumbre)
no encuentro otra manera,
en este instante,
de expresar la luz.


        REPARTO
Lo más probable
es que nadie me pregunte
qué hice con mi alma. Pero yo
necesito dar una respuesta antes de cerrar mi
monólogo en verso.
Pues bien,
corté mi alma con una afilada tijera en pequeñas
hojas, pequeños papeles, relámpagos pequeños,
y la reparto entre los transeúntes.




4 comentarios:

María Socorro Luis dijo...

Cierto, Mertxe: de todos los regresos...

Gabon, bihar arte. * Soco

Mertxe dijo...

Es un verdadero trajín esta creación...

Gabon, maitea.

Glo dijo...

Ha sido muy agradable leer los poemas de este autor, aunque nada de esto habría sido sin tu lujosa presentación.

Los conocimientos que más estimo tienen siempre dos fuentes, y una es alguien en cuyo criterio confío.

Mertxe dijo...

¡Oh, gracias, Glo!