sábado, 24 de septiembre de 2011

Panorama desde mi escritorio


.
A estas horas ya comienza a alejarse la tormenta que sobre las siete, con gran aparato, ha estallado por el Maresme. Nos deja un cielo de un gris ambiguo, insustancial, sin las más leve fisura. Es como una tersa, acerada almohada de agua; a lo mejor duda el cielo de que haya pasado el peligro del desplome sobre estos lares de ese Upper Atmosphere Research Satellite (UARS) y quiere darnos alguna protección. Estamos tan desvalidos... Tan anochecidos... El desamparo que golpea nuestra vida diaria aumenta, se hace más y más moratón en nuestra carne. Sólo nos faltaba que, ante el derrumbamiento de cuanto nos rodea, una chatarra espacial viniera a despeinarnos. Hoy es mi santa, bueno, mi virgen, Nuestra Señora de la Merced, y la verdad no me gustaría que ningún trocito del ingenio yanqui se desguazara sobre mis rizos. Pues no. De esos regalitos, ni uno. Puesta a pedir, elegiría algo más práctico, que no menos dramático, es decir, algún que otro repunte de la Bolsa, por ejemplo.
....(Tengo que salir al balcón...Momentito... Ahora vuelvo...)
....Sí, el mar sigue ahí. Revuelto, doliente, oscuro. Como la economía mundial. Me pregunto por enésima vez adónde ha ido a parar el dinerito de las terrenas almas. Porque una cosa es clara y la sabemos por Anaxágoras: "Nada nace ni perece, pero las cosas ya existentes se combinan, luego se separan de nuevo". Lo que traducido por Lavoisier nos quedaría mucho más accesible: "Nada se pierde, nada se crea, todo se transforma". Por lo tanto, rechazamos el no-ser, y si rechazamos la nada es justo que queramos seguir el rastro de nuestra pastuca. En algunos privilegiados bolsillos se estarán reciclando nuestras fallidas inversiones y/o depósitos. Los de los pobres, naturalmente. Pobres, sí, aunque se empeñen en estratificarnos en clases media, media-baja y baja. La realidad es que nunca hemos dejado de ser 'los de abajo', en tanto en cuanto los de siempre han seguido manipulándonos, engañándonos, explotándonos. No creo que los Botines, las Koplowitzas, los consejos de administración de los grandes bancos, los dueños de las 'Zaras', los políticos enriquecidos, los ex presidentes pasados y futuros, etc. etc., pierdan ni un solo euro en esta y venideras crisis. Al contrario. Es de esperar que sus fortunas engorden.  Ya se les nota la panza. Nosotros, en cambio, nos quedaremos hasta sin la jabonera de plástico del cuarto de baño. Las clases obreras -dejémonos de usar terminologías mentirosas- son lo único machacado en estos casos.
....Considerando panorámicamente este apocalípsis en ciernes,  es desolador comprobar a qué niveles de inmoralidad hemos descendido. A los países mindundis y los no tanto los engañan otros países que, a su vez, son engañados por ese ente misterioso del que únicamente sabemos que es un ente y misterioso. Al menos, esta es leyenda que se está instalando en la tierna alma del pueblo. Y para terminar de liarla, dentro de los países se engañan doméstica y ferozmente. Aquí, en España, las Autonomías son las culpables de casi todo. Y el Sr. Rodríguez Zapatero de todo el casi todo. ¿O es que nadie recuerda la magna fechoría de quitarles el techo de gasto? Ayer estuve oyendo al Sr. Barreda, ex presidente de Castilla-La Mancha. Yo creía que, después de Rubalcaba, perdón: del Señor Rubalcaba, los baremos que miden el caradurismo no podían subir. Pues sí. Suben. Y de qué manera. Aeropuertos sin aviones, AVES para media docenita de viajeros, casi dos milllones de euros en facturas no pagadas... Y va y nos dice el tío que un transatlántico necesita mucha mar para maniobrar, y que en ésas estaba cuando, plafff, llegan los alevosos del PP. Pero tendremos que seguir con Andalucía. Con Cataluña. Con Valencia. Con Madrid. Y con el ayuntamiento de mi pueblo, lo veo venir. Jauja. Esto ha sido Jauja. Si en los 60 decíamos 'menudo invento el turismo', desde la transición (¿transición? ...¿de qué a qué?), se dice mucho 'menudo chollo la democracia'. Con Zapatero las cosas, todas las cosas, se nos han descacharrado para muchas décadas, y las consecuencias de este caos (segunda acepción) son inimaginables todavía.
....Puede que la tormenta del Maresme se vaya largando, puede que el UARS se conforme con despachurrar alguna platija que otra por el Atlántico, pero la crisis nativa y la foránea no amainan.  El rayo que no cesa acabará partiéndonos en dos. Al tiempo.
....Za
..

5 comentarios:

Glo dijo...

Si la guerra es mala, la posguerra es mucho peor. Y con esto no me refiero solamente al tiempo después de la crisis, sino a ese ufanarse de aquellos a quienes no les ha ido tan mal; a las recriminaciones dirigidas a aquellos a quienes les ha ido peor, contra quienes se revuelve también la divinidad, pues si te va mal es porque algo habrás hecho para merecerlo. Y si los desgraciados se han quedado también sin bienes intelectuales, asumirán las críticas y descargarán su ira, después de invocar a los mostruos con una abundante pócima de alcohol, contra los más débiles del hogar. En resumidas cuentas: la miseria. Ese vasto territorio que escapa a la razón, y en el que proliferan el fanatismo religioso, todas las humillaciones a los más débiles, el establecimiento de estratos sociales por castas, color de la piel, sexo...

Glo dijo...

Me gustan esos cojines de mariposas, aunque ese tipo de sillas y yo hacemos malas migas. Yo soy de sillas fijas, grandes, de madera y no de tela.

Mertxe dijo...

Malos tiempos. Y encima, me siento en la tele... y el Cotton Club. O sea, 1929.

Son muy cómodos. En realidad, son los de la tumbona de la terraza. Reversibles en rojo relativo. De rebajas. ¿Quién da más?

francisco dijo...

Felicidades desde Sevilla al Maresme

Mertxe dijo...

Zorionak zuri, Francisco lagun.