sábado, 17 de septiembre de 2011

"De rosis nascentibus"


..



Errabam rigis per quadrua compita in hortis
Maturo cupiens me vegetare die.
(Vv.5-6)1


Vidi Paestano gaudere rosaria cultu
Exoriente novo roscida Lucifero.
(Vv.11-12)2

Momentum intererat, quo se nascentia florum
Germina comparibus dividerent spatiis.
Haec viret angusto foliorum tecta galero,
Hanc tenui folio purpura rubra notat.
Haec aperit primi fastigia celsa obelisci
Mucronem absolvens purpurei capitis.
Vertice collectos illa exsinuabat amictus,
Iam meditans foliis se numerare suis:
Nec mora: ridentis calathi patefecit honorem
Prodens inclusi semina densa croci."
(Vv.23-32)3

Haec, modo quae toto rutilaverat igne comarum,
Pallida conlapsis deseritur foliis.
(Vv.33-34)4

Mirabar celerem fugitiva aetate rapinam
Et, dum nascuntur consenuisse rosas,
Ecce et defluxit rutili coma púnica floris,
Dum loquor, et tellus tecta rubore micat.
Tot species tantosque ortus variosque novatus
Una dies aperit, conficit una dies"
(Vv.35-40)5

Conquerimur, Natura, brevis quod gratia florum est:
Ostentata oculis ilico dona rapis.
Quam longa una dies, aetas tam longa rosarum,
Quas pubescentes iuncta senecta premit.
Quam modo nascentem rutilus conspexit Eous
Hanc rediens sero vespere vidit anum
Sed bene quod, paucis licet interitura diebus
Succedens aevum prorogat ipsa suum"
(Vv.41.-48)
Collige, virgo, rosas dum flos novus et nova pubes,
Et memor esto aevum sic properare tuum."
(Vv.49-50)7


____________________________________________________
Traducción:

EL NACIMIENTO DE LAS ROSAS (fragmentos)

Erraba yo por las entreveradas sendas de los regados huertos, 
por querer inhalarme de tan precioso día. (1)

Vi gozar del esmero de Pesto las rosaledas,
de rocío cubiertas a la reciente salida de Lucífero. (2)

Era el instante en que las yemas de las flores
e abrieran casi a un tiempo.
Lozanea ésta, tocada con ceñida corola;
los delicados pétalos de aquélla matiza la roja púrpura;
ésta despunta su primer capullo y hace visible la rosácea frente;
otra iba desplegando su manto recogido desde la cabeza
esforzándose en ser admirada por sus hojas.
Sin demora manifestó la espléndida sonrisa de su cáliz,
dejando al descubierto los apretados granos de azafrán oculto. (3)

Ésta que poco ha brillaba incandescente con todo el fuego de su cabellera
desamparada por sus hojas caídas, pálida queda. (4)

Me admiraba la presura del rapto por la vida tan fugaz
y el que envejecen las rosas mientras nacen.
Y he aquí que, mientras hablo, ha caído la roja cabellera
de una flor rutilante y la tierra brilla de su rubor cubierta.
Tantas bellezas, tantos nacimientos y múltiples mudanzas
los muestra el mismo día y el mismo día los agosta. (5)

Natura, nos quejamos porque es breve la gracia de las flores:
los dones que brindas a los ojos arrebatas al punto.
Cuanto dura un día, tanto dura la vida de las rosas;
a ellas, en plena adolescencia, la vejez, tan unida, las oprime.
A la que contempló nacer hace un instante el dorado Lucífero
a esta misma vio anciana al volver por la tarde.
Por suerte, aunque haya de morir en pocos días
prolonga al sucederse ella misma a su vida. (6)

Disfruta, muchacha, de las rosas, mientras nueva es la flor y la pubertad nueva,
y ten presente que vuela tu edad con similar presura. (7)

.

AUSONIO







__________________________________________________________________________________________

Fuente:

RONSARD EN EL ARCO TENSADO ENTRE AUSONIO Y GUILLÉN

Autor:
Jerónimo Martínez Cuadrado
Universidad de Murcia




2 comentarios:

Glo dijo...

Me gusta la traducción al castellano de este poema.

Mertxe dijo...

Es de una catedrática de la Universidad de Murcia. Yo me rendí a los cuatro dísticos... jis... jis...