lunes, 26 de septiembre de 2011

.
     Casa

Tal vez ésta es la casa en que viví
cuando yo no existí ni había tierra,
cuando todo era luna o piedra o sombra,
cuando la luz inmóvil no nacía.
Tal vez entonces esta piedra era
mi casa, mis ventanas o mis ojos.
Me recuerda esta rosa de granito
algo que me habitaba o que habité,
cueva o cabeza cósmica de sueños,
copa o castillo o nave o nacimiento.
Toco el tenaz esfuerzo de la roca,
su baluarte golpeado en la salmuera,
y sé que aquí quedaron grietas mías
arrugadas sustancias que subieron
desde profundidades hasta mi alma,
y piedra fui, piedra seré, por eso
toco esta piedra y para mí no ha muerto:
es lo que fui, lo que seré, reposo
de un combate tan largo como el tiempo.

.
.

..
De Las piedras de Chile
pablo neruda





2 comentarios:

Nómada planetario dijo...

Neruda era capaz de sacar provecho hasta de las piedras, no como otros que nos dejan de piedra.
Un abrazo.

Mertxe dijo...

Sí, pronto seremos un bosque petrificado...