martes, 30 de agosto de 2011

Cuando el cotilleo deja de ser algo festivo


Julian Assange lo sabe todo. Todo sobre todos. Incluidas nuestras madres (Almodóvar sic)


.
...
Lo último ha sido el descubrimiento, por parte de un semanario alemán, Der Freitag, de un verdadero arsenal informativo, así como la 'llave' que lo abre. Se trata de un fichero conteniendo, íntegros, 251.000 cables diplomáticos, secretos, secretísimos, americanos, en parte ya aireados en Internet el año pasado por cuenta y riesgo de cinco periódicos (entre ellos Le Monde), a los cuales WikiLeaks se los había filtrado progresivamente, una vez expurgados nombres y coordenadas de las personas que se mencionaban en ellos.
....Pero ¿por qué se hallaba en Internet este comprometedor fichero? ¿Tenía algún nuevo maquiavélico plan WikiLeaks? Es decir, Julián Assange.
....El Der Spiegel, también receptor de ficheros secretos, entra en escena para añadir detalles [especulativos] al hallazgo: el fichero íntegro habría sido abandonado en Internet, en la creencia por parte de WikiLeaks, de que sólo contenía datos publicados hacía meses. En cuanto a Assange, su dueño, "habría confiado la contraseña a un 'contacto' exterior, quien, a su vez, la habría publicado en la red inadvertidamente"... Der Spiegel atribuye la concatenación de errores al conflicto que enfrenta a Julián Assange con uno de sus antiguos colaboradores, el alemán Daniel Domscheit-Berg, hoy dueño y señor de su propia empresa, OpenLeaks, en obvia y descarnada competencia con WikiLeaks. Parece ser que cuando, el otoño pasado, este angelito de Daniel se largó a fabricarse su futuro, arrampló con montañas de documentos que, un poco más tarde y gotita a gotiga, fue devolviendo en parte. Al hacerlo, algunos de los ficheros sustraídos, entre ellos la copia de los cables diplomáticos americanos, quedaron en línea. En esos ficheros había tantos documentos ya publicados como inéditos (es el caso de cables), pero en WikiLeaks no pensaron en este importante detalle. Y todavía hay "otro escenario posible": la publicación, a finales de 2010, por parte de Assange, del fichero encriptado "Insurance" (seguridad), "precisando que si le ocurría una desgracia, la contraseña sería difundida". Así pues, el fichero hallado por los alemanes podría ser una elemento más de "Insurance"...
....Esto se pone especialmente feo. A la catarata de cables secretos que WikiLeaks está publicando a toda prisa, se une el peligro de que los datos personales contenidos no sean debidamente supervisados a fin de eliminarlos de la información. Téngase en cuenta que, en infinidad de casos, se trata de personas trabajando en embajadas de países dictatoriales, para informar de la salvajada de turno y así poder evitarla. Como se ve, aquí ya no estamos hablando de lo que el embajador norteamericano en Madrid piensa de Zapatero o del mismísimo Juan Carlos. Hablamos de la seguridad física, no sólo del informador sino, ante todo, de la población que pudiera sufrir estos atentados. Y, claro está, esa competidora de WikiLeaks, la OpenLeaks, ni se sabe cuántos comprometedores documentos posee. Por ejemplo, según Assange, una lista de las personas sospechosas de cometer atentados que las compañías aéreas tienen señaladas a fin de impedirles que viajen en sus aviones.
....En la guerra que estos dos piratas de la información se tienen declarada, pueden caer miles de personas inocentes. Nosotros. Un día de éstos.

.
..
N.B.- Esto no es ninguna promoción, solamente es una aportación de informaciones, y nada despreciables, sobre el fenómeno WikiLeaks y su alma mater Julián Assange. Daniel Estulin ha vuelto a coger su fusil y se dedica ahora (antes fue ese Club Bilderberg, que retrató en su superventas El imperio invisible) a 'desmontar' al personaje con otro libro que se espera vuelva a batir récords.






.
.
.
.



2 comentarios:

ADELFA MARTIN dijo...

En este caso que tan bien detallas, podríamos llegar a tener dudas de si lo prudente hubiera sido callar...pero francamente la experiencia me ha enseñado que la mentira o el ocultamiento, al final siempre traen las peores consecuencias. Claro eso no es óbice para que los datos sean de alguna forma filtrados en aras de proteger inocentes...

Excelente entrada...

saludos

Mertxe dijo...

Hay muchas vidas en juego en estos momentos. Pienso que por encima del bien que nos hace saber está el mal que puede originarse hoy mismo. Hay algo diabólico y a la vez infantil en estas divulgaciones a lo loco de secretos políticos y financieros. Yo no sé si Assange o Domscheit-Berg ayudan desinteresadamente a los ciudadanos. Personalmente me resisto a creerlo, pero aun concediéndoles esta cualidad lo que están haciendo ahora es tremendo.