domingo, 10 de julio de 2011

Me despierto y me asusto, ¿y si me diera la vuelta para seguir durmiendo?

.
Pero en seguida recuerdo que en los sueños no se vive, en los sueños se miente a la vida y a la vida hay que hacerle frente, pues "ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo. Que nada te distraiga de ti mismo, debes estar atento porque todavía no gozaste la más grande alegría, ni sufriste el más grande dolor."
....El gran dolor...
....¿Acaso cada día no es un gran dolor? Aquí o en el espacio que ocupan otros seres humanos, aquí o muy lejos el dolor es el mismo y es de todos, el dolor está en el tiempo, nos acompaña, mal amigo, nos acompaña y nos muerde sin piedad. Estoy aterrada. Con la edad, el miedo. Y la edad no es nada en sí misma la edad, lo malo de la edad está en que es relato histórico de los horrores. Del agravio. Pero, claro, existe el perdón, "perdona a todos y perdónate a ti mismo, no hay liberación más grande que el perdón; no hay nada como vivir sin enemigos. Nada peor para la cabeza, y por lo tanto para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el resentimiento y la crítica (agotadora y vana tarea), que te hace juez y cómplice de lo que te disgusta".
....No sé...
....Acaban de matar a otro ser humano, bueno, limpio, seguramente lo bastante limpio para ser codiciada su muerte.  Alberto Cortez lo llamaba místico. Místico... esto sube muchos grados en su calificación y probablemente acierta. Yo añadiría que mártir. De la vida. De sí mismo. Como todos. Que somos inocentes y culpables a la vez. Como todos. Al fin y cabo "culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella". En definitiva, que no hay escapatoria. De una u otra manera, la mano que nos asesina es, en un bucle magistral de esta defectuosa creación, también la nuestra. Pobre humanidad condenada a no domesticar jamás su lado animal. Triste humanidad que se devora en su carne más blanca.
....Hasta siempre, Facundo Cabral. Hasta siempre, mi místico, limpio y buen amigo.


.

...

6 comentarios:

hestia dijo...

Lado animal? Es la separación de la naturaleza la que origina el sufrimiento, el miedo, el resentimiento.
Cumplió Facundo su destino, sembró sus canciones y murió. Como los pájaros, como las abejas, como las mariposas...como nos arrebata la vida el miedo a la muerte!

María Socorro Luis dijo...

Hasta siempre, Facundo Cabral. Molestaba tu autenticidad...

Gero arte, Mertxe. Muxus.

Mertxe dijo...

La evolución es la superación de lo animal. De lo animal, no de lo natural. La prueba es que ahora estamos aquí, doliéndonos de una muerte.

Buenos días, Ate.

Mertxe dijo...

Sí, sea cual sea la explicación que nos den (o no...), seres como éste siempre molestan mucho.

Egunon, maitea.

ADELFA MARTIN dijo...

¡¡hasta siempre!!...porque despuès, Dios dirà, pues el siempre sabe lo que hace...


saludos cordiales

Mertxe dijo...

Lo tengo en algunos discos y suelo ponerlo de vez en cuando. Refrescan la letras de sus canciones, es un filósofo, es un ser con una vida trágica que ha sabido canalizar hacia la serenidad, aunque tenía enemigos. Siempre, hagas lo que hagas, habrá quien te vea como sospechoso de algo. En fin, un nuevo tributo a la barbarie.

Buenos días, Adelfa.