jueves, 3 de marzo de 2011

Mourir d'oublier

.
"Dur, lorsquelle s'arrête en haut d'un escalier, complètement paralysée par le vertige. Dur, lorsqu'elle s'aperçoit qu'elle tombe dans ce trou sans fond de l'oubli et qu'elle bat vainement des bras pour se ratrapper. Dur, lorsqu'elle se réveille en hurlant: 'Les boches ! Attention, voilà les boches !' Mais le plus dur c'est de guetter ce moment tant redouté où je verrai dans ses yeux que je n'existe plus." La Mémoire de ma mère (éd. Michel Lafon). Giulia Salvatori

.
..
_____________________________
Annie Girardot, según Cocteau: el temperamento dramático más hermoso de la posguerra, se ha apagado dulcemente en un hospital de París. Tenía 79 años y había vivido enamorada de la vida, de su carrera, de los hombres, sobre todo de los hombres, ante quienes nunca supo ni quiso en modo alguno protegerse. Tal vez, como apuntan los que la conocieron, esta actitud tenga una manida lectura psicológica dados sus antecedentes familiares, pero ¿a quién puede importarle esto?, ella vivió como quiso vivir mientras hubo luz en sus días y se supone que fue tan feliz como le fue posible serlo. Yo la vi muchas veces en el cine, aquel cine francés de los años 60 y 70 que nos clavaba en la butaca porque, a pesar de las mutilaciones de la censura, se entendía casi todo. Annie se superaba en cada personaje pero fue en Rocco y sus hermanos cuando nos dejó sin aliento al interpretar a la indefensa prostituta que vive en su infierno interior.
.....Sus últimos cuatro años los ha pasado sin saber quién era, sin acordarse de lo que fue, abrazada a sus sombras, sola y muriéndose de olvido. Con todo, nos deja Annie Girardot. Ainsi va la vie, un documental realizado en 2008 en el que ella aporta su doloroso testimonio sobre la enfermedad de Alzheimer. Actriz hasta el final, esta vez se interpretaba a sí misma. (Jean Cocteau se hubiera quedado sin manos aplaudiéndola.)


.

10 comentarios:

Mertxe dijo...

Sí, qué pena. Hay que morirse de algo, y siempre de vivir, pero esta enfermedad... Me parece la más cruel de todas las que nos acechan. Porque te mata mucho antes de morir.

Un abrazo, Julitxu.

María Socorro Luis dijo...

Preciosa y conmovedora la cita, así como tu texto. C'est la vie...

Querida Mertxe, a veces no puedo entrar en tu casa, me pasa también en otros blogs...

Te mando un fuerte abrazo casi primaveral.

Glo dijo...

Es curioso, porque así como de los libros existen siempre varias traducciones, de las películas solamente hay un doblaje, y casi siempre, un solo montaje. Y del montaje digo casi siempre porque la versión para televisión suele estar tan mutilada que lo que sucede resulta ininteligible.

Pero nadie se da cuenta de nada.

Mertxe dijo...

Soco... yo ando empujando a un muerto viviente en forma de ordenador. Espero que esta semana me traigan por fin el otro y así recuperar la normalidad. Un abrazo entretanto, bihotza.

(También por aquí está asomando la nariz la primavera.)

Glo dijo...

Lo que me preocupa es que el mercado no tiene, ni ha tenido nunca, interés alguno en ofrecer un doblaje de calidad. Es más, ni siquiera unos subtítulos de calidad. Y digo yo si habrá habido cinéfilos suficientes en la historia del cine para que resultara rentable la edición impresa del guión de las películas. Porque además, debido al precio de la entrada, podían verse solamente una vez, o unas pocas veces. Ni siquiera las ediciones "de lujo", incorporaban el guión. Eso era algo reservado a la ópera...

Nómada planetario dijo...

Es harto dura la enfermedad de Alzeimer. Los fallos de memoria que tengo de vez en cuando me presagian lo peor.
Un abrazo desde mi reclusión. Mi madre pasa por una situación delicada. Es como bregar con una niña pequeña en muchos casos.

Mertxe dijo...

Así es, Glo. Y si a esa penuria le añades esa otra de la que hablo, la impuesta por la dictadura pasada (de la presente hablaríamos también mucho), que se escribíaotro guión, que cortaba por aquí y por allá, pues menudo panorama. En fin...

Mertxe dijo...

Un fuerte abrazo, Noma.

June dijo...

Recuerdo a Nadia en "Rocco e i suoi fratelli" de Visconti... El ser humano olvida con gran facilidad. Triste. Gracias Mertxe.

Mertxe dijo...

Sí, ciertamente triste.

Encantada de volverte a ver, June, te he visitado en varias ocasione pero tu blog estaba silencioso, silencioso...