miércoles, 8 de diciembre de 2010

Sin las ficciones seríamos menos conscientes

...de la importancia de la libertad para que la vida sea vivible y del infierno en que se convierte cuando es conculcada por un tirano, una ideología o una religión. Quienes dudan de que la literatura, además de sumirnos en el sueño de la belleza y la felicidad, nos alerta contra toda forma de opresión, pregúntense por qué todos los regímenes empeñados en controlar la conducta de los ciudadanos de la cuna a la tumba la temen tanto que establecen sistemas de censura para reprimirla y vigilan con tanta suspicacia a los escritores independientes. Lo hacen porque saben el riesgo que corren dejando que la imaginación discurra por los libros, lo sediciosas que se vuelven las ficciones cuando el lector coteja la libertad que las hace posibles y que en ellas se ejerce, con el oscurantismo y el miedo que lo acechan en el mundo real. Lo quieran o no, lo sepan o no, los fabuladores, al inventar historias, propagan la insatisfacción, mostrando que el mundo está mal hecho, que la vida de la fantasía es más rica que la de la rutina cotidiana. Esa comprobación, si echa raíces en la sensibilidad y la conciencia, vuelve a los ciudadanos más difíciles de manipular, de aceptar las mentiras de quienes quisieran hacerles creer que, entre barrotes, inquisidores y carceleros viven más seguros y mejor."

.
MARIO VARGAS LLOSA. Estocolmo. 7 de diciembre de 2010




 .

4 comentarios:

Glo dijo...

Consideraré detenidamente lo que dijo Vargas-Llosa, aunque por ahora tengo muchas dudas al respecto.

Mertxe dijo...

Me ha gustado su 'desnudo'. No he oído a mucha gente biografiarse tan sinceramente. Y luego estña su recorrido en sí, que tanto me recuerda el propio...

ADELFA MARTIN dijo...

Lo escucharè completo, ya que comulgo totalmente con sus ideas.
La libertad es una,y no debe supeditarse a filosofìas o creencias de ninguna clase. No son buenos los de izquierda y malos los de derecha solo por su "color", lo son en la medida que las libertades individuales -personales y de opiniòn- sean respetadas aunque no estemos de acuerdo.Me desagradan los mesìas...

excelente entrada

saludos

Mertxe dijo...

Gracias, Adelfa.