domingo, 12 de diciembre de 2010



          ENSUEÑO

Para fugarnos de la tierra
un libro es el mejor bajel;
y se viaja mejor en el poema
que en el más brioso y rápido corcel.

Aun el más pobre puede hacerlo,
nada por ello ha de pagar;
el alma en el transporte de su ensueño
se nutre sólo de silencio y paz.


          MORIR NO DUELE MUCHO

Morir no duele mucho:
nos duele más la vida.
Pero el morir es cosa diferente,
tras la puerta escondida:
la costumbre del sur, cuando los pájaros
antes que el hielo venga,
van a un clima mejor. Nosotros somos
pájaros que se quedan:

los temblorosos junto al umbral campesino,
que la migaja buscan,
brindada avaramente, hasta que ya la nieve
piadosa hacia el hogar nos empuja las plumas.


          PONIENTE

Velámenes de púrpura se mecen
con suavidad en mares de narciso;
marineros fantásticos se esfuman
y queda el muelle en la quietud sumido.


          UN SUEÑO...

Un sueño largo, largo, un ya famoso sueño,
que señales no da de que se está acercando el día,
pues no mueve ni un párpado el durmiente:
un sueño independiente y apartado.

¿Pereza como ésta se vio nunca?
En orilla de piedra,
bajo el calor, dejar pasar los siglos
y ni una vez mirar si el mediodía llega.




6 comentarios:

Glo dijo...

Te decía en la última entrada mía que comentaste, que un buen edificio racionalista y un buen poema se parecen mucho: el soporte más austero (una superficie blanca con algunas líneas negras sobre ella) provoca la mayor emoción.

El último poema me ha gustado especialmente.

Mertxe dijo...

Te leí, Glo, y me pareció muy acertado lo que me dices. En cuanto a la Dickinson siempre me ha parecido demasiado mística y, por eso mismo, a menudo ininteligible. Si a eso le añadimos los 'estragos' de la obligada traducción... De todas formas es una gran poeta, lenguaje sencillo (como esas portadas racionalistas) y con mucho fondo sin embargo.

(Qué frío, Glo, qué frío tenemos por aquí.)

Nómada planetario dijo...

Curioso modo de enfocar la vida el de esta mujer. Dejar pasar los siglos sin esperar los mediosdías.
Un abrazo mientras pongo a punto la bici para mañana. Toca sentir el campo de cerca.

Mertxe dijo...

Era muy rarita, incluso para su época.

Que te aproveche, Noma, tus campos tienen que estar frescos y verdes después de toda la lluvia que habéis tenido.

María Socorro Luis dijo...

Un saludo especial y cercano. Y cura tu catarro.

Abrazo con guiño de la bahía.

Mertxe dijo...

Desde mi sofá (me lo han recetado), un abrazo para ti y 'ojitos' para mi bahía.