domingo, 21 de noviembre de 2010

Para un día entre el cielo y la tierra

Elijo las Rimas de Bécquer, obra que, como todo el mundo sabe, inicialmente fue conocida como El libro de los gorriones. Contiene setenta y seis poesías de rima imperfecta o asonante y casi todas (de acuerdo con mis gustos) son deliciosas. Breves pero de intensa significación, no hay que fiarse pues de su aparente simplicidad ya que, si nos cogen en el punto preciso (como me han cogido hoy a mí), pueden desatarnos una tormenta en el corazón, y entonces la vida entera pasará ante nosotros como un sueño no resuelto en la vigilia.
....Como un sueño entre la nada de la que surgimos y la nada que se nos tragará.
....Dejo aquí algunas de las poesías que más me gustan:
..
X
...Los invisibles átomos del aire
en derredor palpitan y se inflaman,
el cielo se deshace en rayos de oro,
la tierra se estremece alborozada.
Oigo flotando en olas de armonías
rumor de besos y batir de alas;
mis párpados se cierran... ¿Qué sucede?
¿Dime?... ¡Silencio! ¡Es el amor que pasa!
.
XVII
...Hoy la tierra y los cielos me sonríen,
hoy llega al fondo de mi alma el sol,
hoy la he visto..., la he visto y me ha mirado...
¡hoy creo en Dios!
.
XXI
...¿Qué es poesía?, dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul;
¡qué es poesía! ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía... eres tú.
.
XXIII
...Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso...yo no sé
qué te diera por un beso.
.
XXXVIII
...¡Los suspiros son aire y van al aire!
¡Las lágrimas son agua y van al mar!
Dime, mujer, cuando el amor se olvida,
¿sabes tú adónde va?
.
XLIX
...Alguna vez la encuentro por el mundo
y pasa junto a mí,
y pasa sonriéndome y yo digo
¿cómo puede reír?
.
Luego asoma a mi labio otra sonrisa,
máscara del dolor,
y entonces pienso: -Acaso ella se ríe,
como me río yo.
.
LXXVII
...Dices que tienes corazón, y sólo
lo dices porque sientes sus latidos;
eso no es corazón... es una máquina
que al compás que se mueve hace ruido.
.
LXXIV
................Amor eterno
.
...Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.
.
...¡Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón,
pero jamás en mí podrá apagarse
la llama de tu amor.
.
.

2 comentarios:

María Socorro Luis dijo...

Me has llevado a mi pre-adolescencia.

Y las sabía todas de memoria!!!

Muxus mila, en un día de siri

Mertxe dijo...

Ahhh...