lunes, 1 de noviembre de 2010

Por siempre, Don José Zorrilla


Parte II

Acto III

Escena IV
.
DOÑA INÉS, DON JUAN y los ángeles




Clemente Dios, ¡gloria a Ti!
Mañana a los sevillanos
aterrará el creer que a manos
de mis víctimas caí.
Mas es justo; quede aquí
al universo notorio,
que pues me abre el purgatorio
un punto de penitencia,
es el Dios de la clemencia
el Dios de DON JUAN TENORIO.



(Cae DON JUAN a los pies de DOÑA INÉS, y mueren ambos. De sus bocas salen sus almas, representadas en dos brillantes llamas que se pierden en el espacio al son de la música. Cae el telón.)





..

2 comentarios:

Nómada planetario dijo...

Hasta Dios se lo fabrica a su medida don Juan.
Un abrazo, tras un día de chapuzas en casa.

Mertxe dijo...

Este y otros antiguos donjuanes, incluido el mozartiano (no despistarse aunque lleven otros nombres), se me antojan inocentes querubines al lado de los que hoy maltratan y, finalmente, asesinan. Dios, a fin de cuentas, es lo de menos aquí.

Estoy pensando en esa última por el momento tragedia en Sevilla...