viernes, 8 de octubre de 2010

Vargas Llosa por fin






"Hay más de 70 estudiantes de diferentes edades y nacionalidades esperando ansiosos la llegada del famoso escritor Vargas Llosa. Hay muchos estudiantes españoles, algunos mejicanos, colombianos, venezolanos, argentinos, cubanos, etc., y quizás mi madre y yo seamos las únicas peruanas en la clase. Algunos estudiantes ya lo conocen, para otros será la primera vez que verán en persona a su escritor favorito, al quizás próximo ganador del Premio Nobel de Literatura..." (Espéculo, nº 20. ENTREVISTA A MARIO VARGAS LLOSA. Por: María Elvira Luna Escudero-Alie.)






_________________________________________


Se veía venir y ya era hora. 1990 es una fecha demasiado lejana, es un remoto escritor, es un largo olvido si no un desprecio para la literatura hispana. Debiera también llegar la hora de Miguel Delibes y tantos otros pero, en fin, el camino parece que se reabre lenta y espero que inexorablemente. Eso no puede por menos que llenarnos de satisfacción. La justicia poética que hace unos días recayó en J. M. Millares Sall ahora toca con su rácano dedo a este monstruo de las letras, este Señor de las Letras, que tantas horas de placer y saber nos viene procurando. A ver si el Nobel se higieniza de una vez por todas y empieza a reconocer el valor de las personas y de su arte al margen de etiquetas políticas o sociales o yo qué sé qué otros peregrinos argumentos que estos señores de la Academia manejan tan desahogadamente.



3 comentarios:

Glo dijo...

Hasta hace poco creía que el premio Nobel era concedido directamente, sin mediadores, por la academia sueca a los particulares o instituciones. Pero resulta que, en la mayor parte de los casos, es un país (una entidad política) el que propone sus candidatos. Sería como si Delibes hubiera tenido que presentar su candidatura al Nadal por mediación del alcalde de Valladolid.

Mertxe dijo...

(jajajaaaa)

Nómada planetario dijo...

El hecho de darle el anterior Nobel a Obama ya dice mucho del tufo político que gasta la academia.
Me encantó Pantaleón y las visitadoras de Vargas LLosa, por el ácido comentario no exento de humor que hace de la sociedad puritana y maniquea.
Besos desde una ciudad desconocida por el puente.