viernes, 15 de octubre de 2010

"Dedicatoria"


.
.
..............Varsovia 1945
.
Vosotros, a quienes no pude salvar,
Escuchadme.
Intentad entender estas simples palabras, ya que de otras me avergonzaría.
Os juro que en ellas no hay hechicería.
Os hablo en silencio como una nube, como un árbol.
.
Aquello que me fortaleció a mí, para vosotros fue mortal.
Confundisteis el adiós a una época con el advenimiento de una nueva.
Odio confabulado de belleza lírica.
Fuerza ciega de forma completa.
.
He aquí un valle polaco de ríos anémicos. Y un inmenso puente
Perdiéndose en la niebla. He aquí una ciudad vencida,
Y el viento arroja alaridos de gaviotas sobre vuestra tumba
Mientras os hablo.
.
¿Qué clase de poesía es aquélla que no salva
Naciones o pueblos?
Una conspiración de mentiras oficiales.
Una tonadilla de borrachos cuyas gargantas serán cortadas de inmediato.
Una conferencia para señoritas.
He deseado la buena poesía sin saberlo,
He descubierto, ya tarde, su saludable objetivo.
En ella y sólo en ella encuentro salvación.
.
Se solía esparcir millo o alpiste sobre las tumbas
Para alimentar a los muertos que volvían disfrazados de pájaros.
Aquí os dejo este libro, a vosotros, que alguna vez vivisteis,
Para que nunca más volváis.


.
Czeslaw Milosz
.

5 comentarios:

Nómada planetario dijo...

Tiene alguna expresión androcentrista como lo de una conferencia para señoritas, pero desborda vigor esta poesía.
Buen finde.

Mertxe dijo...

La época hace estragos incluso en seres como Milosz. De todas formas, supongo que este asunto va para rato...

María Socorro Luis dijo...

Me gustaría leer más de este autos...
Dice tanto...


Muxu (con sirimiri)

Mertxe dijo...

Es un tipo interesante, muchísimo, pero de duros poemas, algunos descarnados. Por cierto, Premio Nobel de Poesía en 1980...

Glo dijo...

"... No tenemos tiempo. Tenían razón los mensajeros", decía Yorgos Séferis. Por eso agradezco tu labor.

A veces voy conduciendo con mi hija y me doy cuenta de que, aún hablando de la manera más franca, más clara e inspirada, y ella poniendo su más despierta y admirada atención, no consigo salvar la distancia que separa mi experiencia de su no experiencia.

Me gusta el poeta que nos propones hoy. Lástima que no sepa lo que dice ¿De qué terribles peligros intentará advertirme? Sólo me llega la fuerza y la belleza de sus imágenes. Menos es nada.