martes, 3 de noviembre de 2009

Un fragmento de "Interpretaciones"


.
El arte, como proceso espiritual, como actuación, consiste en desprender de la realidad una apariencia orientada por la brújula del sentido estético, no de otro modo que la máquina del fotógrafo desprende una apariencia exactísima, y, sin embargo, independiente, de los objetos situados en su campo. El toque del arte consiste en herir a la Naturaleza en su talón de Aquiles, en ese punto vulnerable, sensible, cuyo contacto -así también en la mujer; así en la caja de caudales- basta a lograr la apertura de su entraña estética.
......(...)
Nos ha tocado a nosotros sondear el fondo de lo humano y contemplar los abismos de lo inhumano, desprendernos así de engaños, de falacias ideológicas, purgar el corazón, limpiar los ojos, y mirar al mundo, con una mirada que, si no expulsa y suprime todos los habituales prestigios del mal, los pone al descubierto y, de ese modo sutil, con sólo su simple verdad, los aniquila.


.-

6 comentarios:

Nómada planetario dijo...

Tiene toda la razón este granadino, sobre todo en lo de la limpieza de lo turbio del interior.
Un abrazo desde una sema más apretada que las tuercas de un submarino.

marisa dijo...

Qué pena !1Se van los grandes intelectuales, los humanistas, las mentes lúcidas de este país al que le queda tanto por aprender todavía...En fin, nos queda su palabra.un beso guapa.

María Socorro Luis dijo...

Que allá donde esté su espíritu, encuentre la paz y la felicidad plena.

Besos, Mertxe.

Mertxe dijo...

Fue el último testimonio vivo de aquella generación de las luces que fue el 27... Cuando pienso en su edad y en cómo conservaba sus facultades vitales me recorre un escalofrío. Qué grande puede llegar a ser a humanidad cuando produce estos seres.

Musu/besos para mis amigos.

Bel M. dijo...

Descubrí a Ayala tarde, o eso creía. Luego resultó que tras mi descubrimiento aún vivió muchos, muchos años. Morir a los 103 y llegar hasta el final como él lo hizo, es todo un privilegio. No me entristece. Me parece que su vida fue colmada. Pero sí le agradezco, inmensamente su estancia entre nosotros. Como a ti tu entrada.
Un beso, Mertxe.

Mertxe dijo...

Ando muy dispersa, Bel, mi dispersión amenaza con hacerse crónica pero eso es todo, una amenaza, al final conseguiré volver, seguir construyendo mi blog y daros el peñazo en los vuestros. Poc a poc, petit à petit, pixkanaka pixkanaka...