lunes, 30 de noviembre de 2009

De "Sonetos para Helena"

.
...
Cuando seas muy vieja, de noche a la luz de la vela,
Sentada junto al fuego, devanando y tejiendo,
Dirás maravillada, mientras cantas mis versos:
"Ronsard me celebraba cuando yo era hermosa ."

No tendrás sirvienta que al oír tal noticia,
ya sobre la labor medio dormida,
al rumor de Ronsard no se haya despertado
bendiciendo tu nombre con alabanza inmortal.

Yo estaré bajo tierra, y fantasma sin huesos
por las penumbras del mirto reposaré;
tu serás en el hogar una vieja en cuclillas.

Aunque llores mi amor y tu orgulloso desdén,
vive, créeme, y no esperes a mañana.
Coge desde hoy las rosas de la vida.



pierre ronsard


12 comentarios:

Juan Luis Seisdedos dijo...

"por las penumbras del mirto reposaré"

qué hermosura de verso.
y de poema...

Un abrazo

francisco aranguren dijo...

Coge desde hoy las rosas de la vida: eso es. Pero...¿por qué las rehusamos? ¿por qué estamos como dormidos ante tantas maravillas que pasan a nuestro alrededor, que se nos ofrecen? Algo que dice mi hija, mientras intento seguir una entrevista en la tele, un chiste que no escucho y oigo reir, algo que sucede mientras estoy aislado en mi mundo (quizás en mi mundo de recuerdos, de nostalgias, un mundo privado en el que me encierro como en una cueva, para lamer mis heridas). Coge las rosas que mañana se marchitarán, lúcelas en tu pecho, disfruta de ese aroma, de esa belleza hecha para tí, únicamente porque estás dispuesto a prestar atención y valor a esa flor que has cortado. Un beso.

Mertxe dijo...

Fue uno de los impulsores de la lengua y la literatura francesas. La Pléyade más famosa, la del s. XVI, tuvo como eje central al gran Pierre de Ronsard. Gozó de la vida, del arte, sufrió indeciblemente a causa de malas querencias (¡la envidiaaa!) y de sus males físicos, pero se fue al otro barrio con ese título supremo de Príncipe de los Poetas. Valió la pena, la lengua francesa en todas sus manifestaciones así lo atestigua.
----

Francisco, amigo, ése es nuestro gran mal: dormitar ante la belleza, y la belleza es la vida aunque nos cueste a veces admitirlo. En estos días yo intento, no ya coger las rosas, sino simplemente mirarlas. Si lo consiguiera, me habré salvado. No pierdo la esperanza, por eso me he venido a Ronsard...
----

Buenos días, hermosos.

Glo dijo...

Bello poema.

Aprovechando la ocasión, voy a escuchar "Ronsard à son ame", de Ravel.

Un abrazo.

María Socorro Luis dijo...

La belleza es la vida, dices muy bien, Mertxe, La belleza y el amor.

Besos, cielo.

Mertxe dijo...

Glo y Soco, mi convaleciente abrazo para los dos.

Nómada planetario dijo...

Me quedo con el final de coger las rosas de la vida.
Besos de tarde un poco despejada.

Mertxe dijo...

Buenos y también muy fresquitos días mediterráneos, Nomadita.

El Aviador Capotado dijo...

Prefiero las hojas sin flores a la flor sin hojas. (W.Szymborska)

Un beso

PS: No tiene mucho que ver con “Sonetos para Helena” pero me ha gustado y te lo regalo.

Mertxe dijo...

Bueno... es otra forma de elegir las flores... En definitiva, cojamos las que cojamos, la metáfora no cambia, amigo mío.

Otro beso.

marisa dijo...

"Collige virgo rosas"...Siempre me gustó Ronsard.A mí, más que Shakespeare y que petrarca, pero no más que Garcilaso :)
Cuídate mucho, yo ando en ello.Besos y coge muchas rosas...

Mertxe dijo...

Lo intento, lo intento, también estoy en ello. Quisiera que pasase pronto este invierno, las rosas están al caer...

Buenos días, Marisa.