miércoles, 22 de julio de 2009

Sin él, casi sin mí




.
De ahora en adelante todo será distinto, otra cosa, otra vida. ¿Vida? ¿He dicho vida? Qué sé yo lo que me digo, llevo mucho tiempo hablándome incesantemente, con miedo, con esperanza, a veces con rabia, llevo tanto tiempo fuera del tiempo que ya no controlo las palabras. Me temo que tampoco la realidad. Era mi aita, era lo que quedaba de un tiempo de ternura, Marisa lo llamó así, tiempo de ternura, y a mí me vino muy bien esta frase, encajaba perfectamente con esos años en que tus aitas te miran y te abrazan, te protegen, saben mucho más de ti que tú misma, esperan que llegues y se adelantan dondequiera que vayas, siempre estaban, siempre los tenías al alcance de un capricho o abrigándote en un dolor.
....No sé cuándo volveré por aquí, ahora deseo callar, andar todo lo que pueda, pasear en silencio, yo conmigo, asumiendo esta soledad desconocida de la que me urge hacerme amiga, quererla sobre todo, vivir asida de su mano y avanzar por caminos que sólo ella conoce. Quizás dentro de poco todo vuelva a parecerme real y abra el ordenador y retome a mis amigos y algo de lo que fui regrese para recordarme hábitos y maneras, una mecánica, en definitiva, que me permita seguir moviéndome, pero hoy sólo floto en el vacío, me he convertido en un sueño dentro de otro sueño más denso del que no me es posible despertar.

.

14 comentarios:

Marta Teixidó dijo...

Querida Mertxe,

Hermosas palabras para el recuerdo, pues de la memoria está hecho el ser humano y gracias a ello vivimos, y en muchas ocasiones sobrevivimos.

Claro que tienes que coger el ordenador, no debes dejarlo para nada. Te permite seguir con tu memoria y exponerla a los demás, aunque los ánimos no esten para ello.

Debes seguir siempre, a pesar de sentir que te faltan las fuerzas, hay que seguir, por nosotros mismos y por los que nos rodean.

Me encanta esa foto del mar que has puesto. Ancho horizonte y cielo despejado.

Y por cierto, quiero agradecerte el recuerdo a H. Von Karajan. Nunca ha sido mi director favorito, y creo que se le sublimó un poco. Pero no cabe duda que era un gran director, apenas hoy recordado.

Besotes y hasta pronto. Por cierto, no me olvido del Lucky 3, pero esta semana ando liado. Para la que viene, más.

Bel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Luis dijo...

Sólo el amor nos salva, Mertxe, el amor más allá del tiempo y el espacio, el amor que vive bien adentro, escondido en el alma.

Te queremos.

Un fuerte abrazo.

Bel dijo...

Querida Mertxe:
He visto que tienes el correo en el blog.
Un gran y fuerte abrazo.

María Socorro Luis dijo...

Querida amiga, te mando un gran abrazo y toda mi ternura.

Te quiero. Soco

Glo dijo...

Querida Mertxe:

Desde mi celda te mando un gran abrazo. No tardes mucho en volver. Estaré esperando.

Gonzalo.

Nómada planetario dijo...

Te estaremos esperando con las ventanas del ordenador y los corazones abierto.
Mitiga tu dolor entre el recuerdo y el tiempo.
Un abrazo.

marisa dijo...

Mertxe, vengo de mis vacaciones y encuentro tu despedida...Te quiero guapa, eres un lujo que uno no siempre tiene la suerte de encontrar.

Set dijo...

La mejor cura
El tiempo, como el viento, seca las lágrimas.
Como el agua, todo lo disuelve.
Como el fuego, reduce las cosas a cenizas.
Como el sol, todo lo ilumina.
Aclara lo confuso, descubre lo más oculto.

Encuentra lo perdido, propicia la tolerancia.
Reconcilia a los enemigos,
pone a prueba el amor y la amistad.
Extravía a los ambiciosos.
Se lleva las ilusiones y el orgullo,
trae la conformidad.
Quien va contra él, fracasa.
Quien lo aguarda se torna poderoso.
Quien lo acepta como aliado, traba amistad.

C. Vigil

Set dijo...

¿Para que vivimos, si no es para hacernos la vida más llevadera unos a otros?
M.Ann.Evans(George Eliot)
Gemma: y la luz del candil encendida para que no se pierda.

Glo dijo...

Aquí seguimos.

Un abrazo.

Mertxe dijo...

Lo sé, Glo, claro que lo sé. Últimamente me vengo acercando al blog, con las mejores intenciones, pero enseguida desisto porque no se me ocurre nada que decir, y entonces me voy a recorrer los vuestros.

En fin, hay una medicina infalible: el tiempo. Espero que me procure esa distancia tan necesari; y aunque las heridas son para siempre, vistas de lejos no dolerán de esta manera.

Entretanto, para todos mi agradecimiento y un gran abrazo.

Maria dijo...

Y todas las personas viven, no en virtud del cuidado que tengan de sí mismas, sino por el cariño que otras sienten por ellas.
(León Tolstoíói)
¿tiene usted el telefono mal colgado? > Set

María Socorro Luis dijo...

Sí, Mertxe.Aquí estamos, respetando tu silencio y tu tiempo. Recordando y añorando.Y esperándote.

Un gran abrazo. Soco