viernes, 5 de junio de 2009

"El sujeto de la memoria colectiva"


.
No sólo es necesario hacer justicia,sino mostrar públicamente que se hace justicia.” HANNA ARENDT.
.

..
Hay una forma de la memoria de los seres humanos que recoge, preserva y transmite las voces de los victimados a través de las generaciones. Ningún siglo ha explotado esta forma de la memoria como el pasado siglo XX, puesto que nunca como ahora los estados nacionales habían logrado producir técnicamente, en tan corto plazo, tan alto número de víctimas. Esta situación, que podemos caracterizar como la de una creciente monopolización de la violencia en manos del Estado, ha creado al mismo tiempo una multiplicación y dispersión de voces que reclaman el derecho a ser oídas, es decir, demandan un lugar y un tiempo donde contar el relato de las injusticias sufridas a manos de los poderes políticos y tecnológicos. Pero, la dispersión puede ser atronadora: hoy en día y en nombre de la memoria se justifican empresas etnocidas (la guerra de Bosnia es un ejemplo, otro sería la guerra entre el estado de Israel y los palestinos), empresas etnocidas -insisto- de dimensiones violentas preocupantes. Es posible decir, entonces, que la memoria puede llegar a ser excesiva, abusiva. El exceso, aunque no sea imputable exclusivamente al desarrollo tecnológico que acompaña a las sociedades de mercado en las cuales habitamos, es de manera importante un exceso técnico-político: la memoria ha experimentado también, como cada uno de nosotros, los efectos de pantalla de una sociedad del espectáculo y la estetización de la experiencia. La memoria ha llegado a la televisión antes considerada el reducto de la historia oficial. Con todo, las memorias jamás serán prescindibles, son lo único que tenemos o conocemos que puede erigirse en contra de las historias oficiales que son siempre historias de los vencedores (llámese el vencedor liberalismo, leyes del mercado, gobierno nacional, imperio, etc.).


.
_______________________________________________
..

5 comentarios:

June dijo...

Interesantes reflexiones...
El pensamiento crítico es sanador.Gracias.

marisa dijo...

Sabes que yo soy de las que creo que la memoria nos enriquece y nos dignifica...te beso en esta tarde de junio.

Mertxe dijo...

Me ha enganchado el tema, tiene infinitas vertientes, y esto siempre viene muy bien.

Saluditos mediterráneos para las dos.

María Socorro Luis dijo...

Qué artículo, Mertxe!...
Y vaya si tiene vertientes...

Dejando de lado lo filosófico, tan complejo, me quedo con la esperanza.

Desde nuestro Cantábrico, con amor.
Soco

Mertxe dijo...

Desde este luminoso rastro de Tethys, mis cálidos saluditos de cap de setmana para mi paisana poeta.