jueves, 28 de mayo de 2009

A vueltas con el álbum familiar, de nuevo se cruzan nuestras miradas

...Y Tú SIGUES SIN RECONOCERME Y YO A DURAS PENAS TE RECUERDO ES MUY VAGA TU HUELLA EN MI CABEZA HE CAMBIADO TANTO SOY TAN NUMEROSA AHORA PIENSO QUE SI ME LO PROPUSIERAN TU OLOR Y TU CALOR ME ALCANZARÍAN ESTAS COSAS PERDURAN EN LA PIEL AL FIN Y AL CABO LA PIEL TODO LO ABARCA Y TODO LO GUARDA EN ALGUNA DE SUS CAPAS MáS PROFUNDAS DEBE DE RESIDIR AúN EL ECO DE TU CORAZóN INTACTO Y LUMINOSO  ¿POR QUé NO IBAS A ESTAR AHí? ¿ACASO LA TIERRA NO ATESORA CELOSAMENTE LAS SUCESIVAS TROYAS? SI VIVIERAS EN Mí QUé TE DIRíA HOY QUé PODRíA DECIRTE ESTáS MUY SERIA EMPIEZO A CREER QUE AGUARDAS UNA EXPLICACIóN ALGO QUE TE Dé UNA PISTA PERO NO SOY CAPAZ DE DECIRTE NADA IMPORTANTE SóLO PUEDO DEVOLVERTE LA MIRADA COMO LO HARíA UNA EXTRAÑA CON DESPEGO CON DISTANCIA CON ESTE FRíO ATESORADO EN EL TIEMPO MEJOR ASí MEJOR ASí LOS NIÑOS SIEMPRE QUERéIS VERDADES COMO PUÑOS Y ESO ME PONDRía EN UN APRIETO EN ESTA VIEJA HORA SERíA MUY DURO DECIRTE FUI Tú Y EL MUNDO ENTONCES EMPEZABA CONMIGO FUI Tú Y TU CORAZóN INTACTO Y LUMINOSO ME PERTENECíA EN EXCLUSIVA LUEGO ME PERDí EN OTROS CUERPOS EN OTRAS MIRADAS DILAPIDé TU INOCENTE SERIEDAD TU INQUISITIVA CONFIANZA EN LOS EXTRAÑOS QUé DURO CONFESARTE QUE MI CORAZóN YA ES UN ESTRAGO ASí QUE APROVECHANDO QUE SIGUES SIN RECONOCERME Y QUE YO A DURAS PENAS TE RECUERDO ME ALEGRARé SINCERAMENTE DE HABERME CONOCIDO MENOS DA UNA PIEDRA NIÑA MENOS DA UNA PIEDRA.

.

.

10 comentarios:

Juan Luis dijo...

Felicidades por este post, Mertxe. Me ha encantado, texto y foto.
Besos.

María Socorro Luis dijo...

Encantador, Mertxe. Que tierno ese monólogo dirigido a ese tu otro yo-niña (por cierto, preciosa).

"sigues sin reconocerme y yo a duras penas te recuerdo"...

Gracias por dejarme conocerte un poco más.

marisa dijo...

Ay mertxe, qué carita...Disfruto mucho leyéndote, y me sumerjo en tus historias con mucha emoción.Besos preciosa

Mertxe dijo...

Beso de domingo en un lunes festivo en Mataró para mi Marisa.

June dijo...

Las irremediables pérdidas, aunque siempre permanezcan de un modo u otro, se hacen irreconocibles para nosotros mismos observadas a través del tiempo. Muy bonito, Mertxe.

Glo dijo...

Parece que era invierno. La chaquetita y las medias de punto lo delatan. El vestidito con bordados, por los pliegues, tiene pinta de ser de cómodo algodón. Y los pelos y los lazos... pues mira, hacen de marco (tiene razón María Socorro) a la preciosa la niña que tú eras.

El texto que te acompaña me ha gustado mucho. Todo en esta entrada me hace recordar a alguien muy querido para mí. Alguien de portentosa memoria también.

Mertxe dijo...

Menudo trecho nos separa, June. Toda una vida. Éstas son las fotografías más peligrosas, porque no te cuentan nada, al revés, eres tú la obligada a hacerlo. Y no te atreves. No te atreves por la cuenta que te trae.

Un saludo, guapa.

Mertxe dijo...

¡Ay, Glo! Menudo ojo observador... Me encanta el retrato que le has hecho al retrato de la chavalilla.

Un gran abrazo, mozo.

Set dijo...

Un placer leerte...me cuesta pero husmeo.
Un abrazo

Mertxe dijo...

Gracias por acercarte, Set.