martes, 7 de abril de 2009

Yo tampoco fui ésa



.
.
En 1980 bailábamos con Mari Trini. En 1980 este tipo de cadencias acompañaban muy bien la circunstancia política y, sobre todo, la social que, como todo el mundo sabe, suele ser el resultado final y fatal de la otra. Era muy agradable apoyar la cabecita en el hombro de un hombrón, en una esquina de la pista de pronto sosegada, con lánguidas luces violeta acariciándonos la figura. La voz de Mari Trini nos acariciaba también otras cosas. Estábamos tan necesitados de caricias por ese lado... Y entonces fui y me compré el disco (...¿o me lo regalaron?), y mientras corregía cuadernos y más cuadernos, en los que se desangraban literalmente los Bic rojos, yo me volvía dualidad platónica: por un lado le atizaba con saña a la ortografía y a la sintaxis de mis alumnos a golpe de hemorragia de tinta; y por otro mi espíritu se fugaba a las altas regiones del aire para trinar con Mari Trini aquellas canciones nostálgicas y dolientes, incluso imitaba su voz cargada de roncas dulzuras, sus ojos entornados, su abandono, después de todo, ¿quién no escribió un poema, o se hizo un karaoke de urgencia, como es el caso, huyendo de atroces concordancias de participios pasados? (Menos mal que mi habitación, a la hora de corregir exámenes, era inexpugnable. No quiero ni pensar que alguien hubiera entrado allí en esos momentos de tocata y fuga.)
....A Mari Trini le debe mucho nuestra generación. Llegó en el momento oportuno con los arpegios oportunos para mecer nuestro cuerpo sobresaltado. Nos ofreció su jardín y sus estrellas, y a las mujeres nos enseñó a decir yo no soy ésa. Por todas estas cosas y por muchas más, a Mari Trini la quisimos y la recordaremos. Su voz se ha ido a vivir al Gran Azul, nos cantará desde las esferas, será una estrella más y brillará en cualquier momento sólo para nosotros, ne nous quitte pas, Mari Trini, ne nous quitte jamais...
....Os dejo con Gloria Fuertes, porque nadie como ella para agradecerle a Mari Trini todo lo que hizo por nosotros:
.
......Cuando canta...
.Con los ojos muy claros con ideas muy claras pantalones ceñidos y corazón de luz, ilumina a su España con su luz de otro sitio, cuando canta y encanta desde el Norte hasta el Sur. Cuando canta, los tigres lloran los ángeles sonríen los ciegos ven. Cuando canta, los amantes lloran los amantes aman, los versos se encienden, la prosa se apaga; esta niña que se llama Mari Trini cuando canta, la verdad reluce, la maldad se espanta cuando canta Cuando Mari Trini canta ¡hasta Dios se levanta! cuando Mari Trini canta.

.

12 comentarios:

Glo dijo...

¡Cómo agradecería yo que me hiciesen correcciones gramaticales...! Pero a mi edad, ya nadie se atreve...

Mertxe dijo...

jajajajaja...

Nómada planetario dijo...

Tiempos aquellos los de Mari Trini y la TV en blanco y negro, eramos como ecuaciones sometidas a restricciones conocidas, ahora hemos pasado a ser una matriz de incógnitas.
Besos sin solución.

Mertxe dijo...

Pozí, Noma, qué tiempos...

marisa dijo...

Ay Mertxe, cuántos recuerdos me trae Mari Trini. Yo era sólo una niña pero adoraba esa estrella que había caído en mi jardín y me dejaba enganchar por aquellos profundos ojos azules. Sus canciones nos acompañarán.

Bel dijo...

Primero: ¡¡Albricias!! ¡Por fin te funciona el youtube!
Sobre Mari Trini, he de reconocer que no la valoré en su momento. Mi adolescencia radical la consideraba cursi. Ahora me doy cuenta de cómo alguna de sus letras forman parte para siempre de mis recuerdos. Por ejemplo, puedo escribir sin pestañear esa maravilla:
"Cuando la lluvia cae
se funde el hielo
y cuando me acaricias
se quema el fuego,
aún es tan temprano
nos queda tiempo
amor, no marches
que tengo miedo.
Cuando la lluvia cae
se funde el hielo
nos marcharemos lejos
de nuestro pueblo
tendremos una casa
de lluvia amor y fuego
por favor, no marches
me quedaré en silencio
y destruiré la casa
me quedaré en el pueblo
olvida lo que dije,
amor, te quiero."
Supongo que no era exactamente así, pero es todo lo que mi memoria guarda.
Muchas gracias por este recuerdo, Mertxe.
Un besazo.

María Socorro Luis dijo...

He escuchado con gusto la canción de Mari Trini, aunque yo, no desde mi niñez como Marisa, ni desde mi adolescencia como Bel, sino desde mi madurez, la veía tambien un poco cursi, acostumbrada en casa, llena sí de adolescentes, a escuchar música de jazz y de rock...Ay, Merche, cómo se nos escapa el tiempo...

Mertxe dijo...

Marisa:

Pienso explorarme a Mari Trini en su faceta poética. Es algo que tengo pendiente y sé que, siendo sus letras las que son, cuando se ponga lírica será estupenda también.

Bel:

No, no me funciona el invento de los videos, pero los pongo para los que pasen por aquí, que lo Cortés no quita lo Atahualpa. (¡Jesús!...) Esta canción que me traes es una de las mejores. La verdad es que nunca fui lo que se dice una seguidora de esta cantante (he sido de 'escalas Richter' a la hora de bailar), pero llegó en el momento exacto, tanto en lo personal como en lo otro, y la tónica nostálgica y dulce de estas canciones nos sosegaba muchísimo.

Soco:

Sí, amiguita, sí, hace años que me convencí de que se escapa. Verbo terrible, pero es el equivalente de los números naturales en matemáticas, no hay vuelta de hoja: si nada lo puede retener, se escapa. De todas formas, seamos buenecitos y, como Machado ("Oh Tiempo, oh Todavía | plagado de inminencias.") confiemos en todo lo que puede traernos entretanto.

Os deseo un hermoso fin de semana.

Marta (cuaderparaeldialogo.blogspot.com) dijo...

Hola Mertxe,

Le estoy dando al cuadre del IVA, y hago una escapadita para visitarte.

Es muy de agradecer el homenaje que haces a esta cantautora, injustamente olvidada, pues sus canciones están llenas de poesía y sentimiento.

Las nuevas generaciones la desconocen, como tantas otras cosas, gentes, acontecimientos...

Toda una generación se acurrucó en sus canciones, tal como tu describes. Ya no se hacen canciones como aquellas. Como dijo John Lennon, creo, "el sueño ha terminado".

Besos querida Mertxe. Gracias por emocionarnos.

Mertxe dijo...

Sí, Marta, el sueño ha terminado pero... ¿quién nos dice que no volveremos a soñar? Corren malos tiempos, y cuando arrecia el temporal, las gentes suelen buscar sosiegos. ¿Ha sido una impresión particular o esta Semana Santa estaba más nutrida en lo espiritual? Y no hablo de Sevilla o Valladolid, pueblos como el mío se han echado a las calles para arropar el único paso que solemos tener. Lo vi en Mataró también, creo que tú lo comentabas en tu blog, así que otra Mari Trini podría ser posible. (Incluso que el IVA se pagara a factura cobrada y tal...)

Saluditos conciudadanos, Marta.

June dijo...

Reconozco que Mari Trini siempre estuvo allí, aunque mis preferencias iban por otros derroteros. Lo cierto es que formaba parte del aire, de la atmósfera que se respiraba, como algo muy familiar.

Mertxe dijo...

Sí, siempre estuvo allí, y fue, repito, muy oportuna. Necesitábamos bailar meciéndonos, cantar bajito... Esas cosas...