viernes, 24 de abril de 2009

"Casi todo me atrae"

Sin embargo se alberga en mí algún buscador infatigable. ¿Por qué no hay un descubrimiento de la vida? Algo para ponerle las manos encima y exclamar: "¿Es esto?" Mi depresión es un sentirme acosada. Estoy buscando: pero no, no es eso… No es eso. ¿Qué es entonces? ¿Tendré que morir sin haberlo encontrado? Y luego (como anoche, cuando atravesaba Russell Square) veo las montañas en el cielo: las grandes nubes; y la luna que se está alzando sobre Persia; tengo una muy grande, sorprendente impresión de que hay algo allí que es "eso". No es exactamente la belleza a lo que me refiero. Quiero decir que la cosa en sí basta: es satisfactoria, acabada. También una impresión de mi propia rareza, de la rareza de estar caminando sobre la tierra. También está ahí, la infinita extrañeza de la posición humana; estar atravesando Russell Square, con la luna allí arriba y las nubes como montañas. Quién soy yo, qué soy, y todo el resto; preguntas que siempre flotan en torno: y de pronto doy de narices con algún hecho concreto -una carta, alguien- y vuelvo a ellos con un gran sentimiento de frescura. Y así continúa. Suelo toparme frecuentemente con este "eso", y experimento entonces un gran reposo.
.


Fragmento de Diario de una escritora
.
virginia woolf
.

12 comentarios:

Bel dijo...

Cuántas veces leí estos diarios, mucho más jugosos de lo que podrían parecer a primera vista, estos apuntes casuales y esta manera discreta de describir ciertos momentos epifánicos o como también ella los llamaba "momentos de vida".
Mañana, dicen, tendremos un domingo melancólico.
Un gran abrazo, querida Mertxe.

Mertxe dijo...

Momentos de vida, sí, de la verdadera quizás, porque se abren rendijas que nos comunican con el misterio. Luego no pasa nada, regresamos a la oscuridad, pero es hermoso ese instante al borde del descubrimiento.

Sobrellevaremos el domingo, Bel, y gracias por volver siquiera brevemente.

marisa dijo...

Acabo de llegar de viaje y me encuentro a Virginia Woolf, a gemma a mertxe y a bel hablando de cosas que me son tan cercanas, tan afines...gracias. Besos a todas

Mertxe dijo...

Bienvenida, pues, Marisa. Ando detrás de tu libro pero no me aclaro con el Bubock (¡y eso que estoy inscrita!). A ver mañana con más tiempo...

María Socorro Luis dijo...

Felices sueños Mertxe..

Como Virginia, vivimos sumidas en grandes incógnitas y nos acosan las preguntas... En fin...

Mertxe dijo...

Feliz jornada, Soco.

marisa dijo...

https://www.bubok.es/tienda/index/aHR0cDovL3d3dy5idWJvay5lcy8vbGlicm9zLzg3MDkvUm9wYS10ZW5kaWRhLWFsLXZpZW50bw==/8709/

Me da un poco de corte...Si pinchas aquí sólo tienes que rellenar los datos (gracias, lectora, me hace muchiiiiisima ilusión saber que leéis mi libro)

Mertxe dijo...

Los cortes para los helados, Marisita... jis... Esta noche me pongo a ello, a ver si la operadora que me salía ayer, además de lucir palmito, me da lo que le pido.

Merci, ma belle.

Olvido dijo...

Preguntarse eternamente.
Un abrazo Mertxe

Mertxe dijo...

Sí...

Otro abrazo para ti.

Juan Luis dijo...

Si no recuerdo mal Diario de una escritora (un libro imprescindible sin duda para los amantes de la escritura) es una selección de los Diarios de VW realizada por su marido tras la muerte de ésta. ¿Es curioso, no?

Aquí, envuelto en grisura, sobrellevando malamente mi nostalgia del Mediterráneo.

Un beso, Mertxe.

June dijo...

Virginia, indiscutible, indispensable en vida de lectora. Gracias por traerla de nuevo a la memoria, aunque no se haya marchado nunca. Un saludo