lunes, 9 de marzo de 2009

Otra pincelada de Walser...



Considerando la tierra, el aire y el cielo, se apoderó de mí la idea melancólica, irresistible, que me obligó a decirme que entre cielo y tierra yo era un pobre prisionero, que todos nosotros estábamos lamentablemente encerrados ahí, que para nadie existía un camino que condujese al otro mundo, solamente ese camino único que nos lleva a descender al agujero sombrío, en el suelo, en la tumba. ¿He cogido flores para depositarlas sobre mi desgracia?, me pregunté, y el ramo cayó de mi mano. Me había levantado para volver a casa, pues ya era tarde y todo estaba oscuro.

(De El Paseo, 1917)






________________

Se ha terminado el paseo. Para Robert Walser "todo está oscuro" porque su pensamiento se ha ensombrecido con esta última reflexión, y porque, además, es de noche. No he podido resistirme a la traducción ya que me ha parecido brillante este final.

.

9 comentarios:

marisa dijo...

Es un texto impresionante.Desolador, fuertemente humano en su desesperanza.Esas flores caídas y el abismo final de nuestra propia tumba es sobrecogedor en su certeza.Un beso guapa.
PS.La traducción es magnífica.

Nómada planetario dijo...

Un poco depresivo andaba el hombre, tal vez sombrío como se siente uno tras volver del cementerio.
Un abrazo en una tarde llena de sombras.

Mertxe dijo...

Impresionante y desoladora es la personalidad de este hombre, un genio lo miremos como lo miremos. En cuanto a la traducción, pues debo decir que es prácticamente imposible hacerlo con algún desahogo; creo que Walser es la desesperación de todos los traductores porque una línea suya puede dar... infinitas traducciones, sobre todo en poesía formal.

Un saludo ya nocturno, Marisa.

Mertxe dijo...

Estaba como una cabra, Noma, pero qué cabra más gloriosa. A medida que me interno en su obra me quedo pasamada de la facilidad con que trasforma lo cotidiano, lo absolutamente anodino, en algo hermoso, casi épico.

Buenas noches, vecino mediterráneo.

giovanni dijo...

Me puse a leer "El paseo" y sugiero a los comentaristas de leer el comienzo del cuento:

Declaro que una hermosa mañana, ya no sé exactamente a qué hora, como me vino en gana dar un paseo, me planté el sombrero en la cabeza, abandoné el cuarto de los escritos o de los espíritus, y bajé la escalera para salir a buen paso a la calle. Podría añadir que en la escalera me encontré a una mujer que parecía española, peruana o criolla. Mostraba cierta pálida y marchita majestad. Sin embargo, he de prohibirme del modo más estricto detenerme aunque no sean más que dos segundos con esta brasileña o lo que fuere; porque no puedo desperdiciar ni espacio ni tiempo. Hasta donde puedo acordarme hoy, cuando escribo todo esto, me encontraba, al salir a la calle abierta, luminosa y alegre, en un estado de ánimo romántico-extravagante, que me satisfacía profundamente. El mundo matinal que se extendía ante mis ojos me parecía tan bello como si lo viera por primera vez. Todo lo que veía me daba la agradable impresión de cordialidad, bondad y juventud. Olvidé con rapidez que arriba en mi cuarto había estado hacía un momento incubando, sombrío, sobre una hoja de papel en blanco. Toda la tristeza, todo el dolor y todos los graves pensamientos se habían esfumado, aunque aún sentía vivamente delante y detrás de mí el eco de una cierta seriedad. Esperaba con alegre emoción todo lo que pudiera encontrarme o salirme al paso durante el paseo.

Saludos

Mertxe dijo...

Qué satisfacción he sentido al terminar esta lectura. He acabado también con Jakob von Günten, otra maravilla. He pensado mucho en Kafka, en qué hubiera hecho este hombre si en el precedente de Walser. Estas cosas son las que dignifican -y explican- la literatura. Como en filosofía, todo es un río que se va nutriendo de sí mismo pero, en cada recodo, una piedra, un cúmulo de arena, lo modifica, lo enriquece, lo hace más bello.

Muchas gracias, Giovanni.

giovanni dijo...

Y el fin del cuento es otro que tu traducción... Copio el fin del enlace de "El paseo" que pusiste:

Contemplando la tierra, el aire y el cielo, me vino el doloroso e irremisible pensamiento de que era un pobre preso entre el cielo y la tierra, que todos los humanos éramos de este modo míseros presos, que sólo había para todos un tenebroso camino, hacia el hoyo, hacia la tierra, que no había otro camino al otro mundo más que el que pasaba por la tumba. «Así pues todo, todo, toda esta rica vida, los amables y sentenciosos colores, este encanto, esta alegría y este placer de vivir, todas estas humanas importancias, familia, amigo y amante, esta clara y tierna luz llena de bellas y divinas imágenes, las casas paternas y maternas y los dulces y suaves caminos perecerán un día y morirán, el alto sol, la luna, los corazones y los ojos de los hombres.» Pensé largo tiempo en ello, y pedí perdón en silencio a las personas a las que quizá pude haber hecho daño. Durante largo tiempo me sumí en inconcretos pensamientos, hasta que volví a pensar en la muchacha, tan hermosa y llena de juvenil frescura, que tenía unos ojos tan dulces, buenos y puros. Imaginé vivamente lo encantadora que era su bella boca infantil, lo hermosas que eran sus mejillas, y cómo su presencia física me hechizaba con su melodiosa ternura, cómo hace cierto tiempo le pregunté algo, cómo bajó los bonitos ojos en la duda y en la incredulidad, y después, cómo dijo «no» cuando le pregunté si creía en mi amor sincero, mi cariño, entrega y ternura. Las circunstancias le habían ordenado viajar, y partió. Quizá hubiera podido convencerla a tiempo de que tenía buenas intenciones, de que su querida persona me era importante, y de que por muchos hermosos motivos quería hacerla feliz, y con ello a mí mismo; pero no me esforcé más, y ella partió. ¿Para qué entonces las flores? «¿Recogía flores para depositarlas sobre mi desdicha?», me pregunté, y el ramo cayó de mis manos. Me había levantado para irme a casa; porque ya era tarde, y todo estaba oscuro.

giovanni dijo...

Leíste "El paseo" en francés, y por eso tradujiste el final? Pero cómo explicar la diferencia en el texto? me quedo simplemente con esa pregunta, que no es la más importante del mundo. Me intriga Walser. Nunca había leído un texto de él. Gracias por avisarme y dar los enlaces.

salut, mon amie

Mertxe dijo...

No, Giovanni, lo leí en espagnol aunque anduve por varias páginas en francés. Verás, se trata de una sintética (muy común entre los críticos de literatura) tras analizar el pensamiento base. Te paso la página porque, además, en Walser se dan circunstancias muy especiales a la hora de traducirle, sobre todo en poesía. Es, de hecho, la desesperación de todo traductor:

http://www.francopolis.net/francosemailles/RobertWalser.htm

Te va a gustar mucho Olangst...

Un saludo, Giovanni, y muchas gracias por 'darme caña' (te défoncer... hi... hi...)