miércoles, 11 de marzo de 2009

El 11 de marzo de 2004 es una pregunta:



¿ Q U I É N ?



El porqué ya lo sabemos, y mientras no haya una respuesta para esta única pregunta todo lo demás será mentira. La mentira más abyecta en que una sociedad puede vivir.



..

4 comentarios:

marisa dijo...

Recuerdo ese día como si fuera hoy.La angustia de ver que loscompañeros no llegaban al trabajo, que mi hermano no llamaba al movil, que los teléfonos comunicaban.Durante meses no pude ir a Atocha, no pude coger el tren. Madrid era una ciudad de insomnes.Recuerdo esa tristeza en los autobuses, en los trabajos,en las calles.
Un abrazo querida Mertxe.

Mertxe dijo...

Somos muchos los que no olvidamos. Somos muchos los que sabemos que un día (como ocurrió con el G.A.L.) las nieblas se disiparán. Somos muchos los que ya tenemos la respuesta -los hechos nos la sirven en bandeja- pero hay que probarla, para eso somos civilizados. Claro que, cuando ese día llegue, otra angustia vendrá a sustituir a la que nació con las bombas, y será peor, más cruda aún.

Un abrazo, mi hermosa Marisa.

Juan Luis dijo...

Quisiera decirte algo sobre este tema pero no tengo más que preguntas. La verdad es algo sobre lo que se habla mucho pero, en el fondo, nadie la quiere/queremos conocer. La vida ya da demasiadas preocupaciones para, además, vivir con la verdad metida en la mente. En este caso concreto me temo que el nombre concreto no va a decirnos nada: fulano o mengano, en cualquier caso terrorismo islamista, afán de venganza, narcotráfico, un poco de todo...

Mertxe dijo...

Honramente tengo que entonar el no sé. (Y, sin embargo, se mueve...)