miércoles, 28 de mayo de 2008

Shiki Masaoka (1867-1902)

Irrumpió en el universo del haiku (término que él había inventado) poniendo como chupa de dómine al célebre Matsuo Basho, o Matsuo Munefusa (1649-1694), el samurai reconvertido a la lírica por la vía de una contemplativa existencia. ShikIi opinaba que el trabajo de Basho carecía de pureza poética, conteniendo, además, innecesarios elementos explicativos y prosaicos. Precisamente, de todo ello dejó cumplida constancia en el ensayo que escribió en 1893 titulado Basho Zatsudan (Variedades sobre Basho).

He leído a Basho y tengo que decir que me parece delicioso, que su mística es abrumadora (¿acaso la mística no es poesía en estado puro?), y que con una simple imagen es capaz de condensarnos todo el universo. Sendas de Oku es un ejemplo formal de lo que digo. Pero, en fin, para gustos, los colores, ¿no?...


Por otra parte, Shiki resultó un inmenso innovador del haiku. Descripciones brevísimas de las cosas y de los hechos, con este laconismo extremo sorprende hondamente al espíritu hasta el punto de que resulta muy difícil que se nos borren las impresiones, cuasi pictóricas, recibidas.


Dejo una pequeña muestra de su obra.






La lluvia tibia cae
Sobre la maleza despojada.

Estanque deshelado.
Un camarón se mueve
Entre viejas algas.

Un cañón redobla sus rugidos.
Brotes de árbol.

Qué frescura del aire.
Un pequeño cangrejo, bajo la lluvia,
Trepa por un pino.

Hojas de loto en el estanque
Se agitan en el agua.
Lluvia de junio.

El humo se arremolina
Tras el paso de un tren.
Jóvenes follajes.

La tempestad
Al durar media jornada
Ha roto el tallo de la malva.

No se ve la luna.
Y se levantan
Gruesas olas.

Por encima de un hueco de roca
Una hiedra prende.
Un pequeño templo.


lunes, 26 de mayo de 2008

    Argelouse es verdaderamente un extremo de la tierra, uno de esos lugares más allá de los cuales es imposible avanzar, lo que por aquí se llama un caserío: algunas alquerías sin iglesia, ni ayuntamiento, ni cementerio, diseminadas alrededor de un campo de centeno, a diez kilómetros del pueblo de Saint-Clair, con el que sólo las comunica una carretera llena de baches. Este camino lleno de rodadas y hoyos se transforma, más allá de Argelouse, en senderos arenosos, y hasta el océano no hay nada sino ochenta kilómetros de marismas, lagunas, pinos endebles y landas, donde las ovejas, al final del invierno, toman el color de la ceniza. Las mejores familias de Saint-Clair proceden todas ellas de este caserío perdido. A mediado del siglo pasado, cuando la resina y la madera empezaron a incrementar los escasos recursos que sacaban de sus rebaños, los abuelos de los que hoy viven se establecieron en Saint-Clair y sus casas de Argelouse se transformaron en alquerías. Las vigas labradas de los colgadizos y, a veces, una chimenea de mármol atestiguan su antigua dignidad. Cada año se vencen un poco más y el gran alero cansado de uno de sus tejados casi toca el suelo.

    Dos de aquellas viejas mansiones siguen siendo, sin embargo, casas señoriales. Los Larroque y los Desqueyroux han dejado sus moradas de Argelouse tal como las recibieron de sus antepasados. Jérôme Larroque, alcalde y consejero general de B... y que tenía a las puertas de aquella subprefectura su residencia principal no quiso nunca cambiar nada en aquella finca de Argelouse, que le venía por parte de su mujer.






jueves, 22 de mayo de 2008


..
UN ÁNGEL GÓTICO
.

Inmóvil, claramente
inhumano en la
pura catedral
vive un ángel.
Un ángel no tiene ojos.
Un ángel no tiene sangre.
Él no vive en la vida, él no vive
en la muerte, él está
vivo en la belleza.

.
antonio gamoneda
.
...

sábado, 17 de mayo de 2008

Mahler nació el 7 de julio de 1860 en el seno de una familia numerosa y muy modesta (era el hijo de un posadero) de un pueblecito eslavo. Se dieron cuenta de sus precoces dones cuando tocaba el piano de su abuelo y, empujado por su padre, dio su primer recital a los 10 años.
Desgraciadamente, su padre, de carácter violento, y su demasiado dulce madre se peleaban a menudo. Llegó un día en que una terrible disputa degeneró, y el joven Gutav tuvo que huir de la casa. En la calle se encontró con un hombre que tocaba el órganillo. La animada musiquilla y la tragedia personal influenciaron para siempre al compositor, hasta el punto de encontrar en su Obra sonidos insólitos procedentes de la música foránea, incluso de las bandas de música o charangas.
.
A los 15 años, Gustav Mahler ingresa en el conservatorio de Viena y descubre la música de Wagner, el cual se convertirá en uno de sus compositores preferidos. A los 17, se presenta al concurso 'Beethoven' , en Viena, y compone Le Chant de la plainte. Con gran desesperación ve que la obra no merece ningún premio. Este fracaso le desmoraliza, pues le obliga a dejar su música en segundo plano y trabajar como director de orquesta para ganarse la vida.
.
De todas formas, su carrera se anuncia bastante bien; a los 23 años dirige óperas, y a los 31 es nombrado Primer Director de orquesta en la Ópera de Hamburgo. Sin embargo, cuanto más éxito tiene, de menos tiempo dispone para componer. Necesitó 6 años para escribir su Sinfonía nº 2, llamada 'la resurrección'. Esta obra, acabada en 1894 es una vasta reflexión sobre la muerte y la resurrección, y refleja las preocupaciones del compositor. Para expresar mejor lo que siente, Mahler escoge el canto; para él, la voz humana no era más que un instrumento como los demás dentro de la orquesta. Este procedimiento era inhabitual entonces, solo Beethoven lo había hecho, pero solamente en el final de su última sinfonía.
.
Pero las primeras sinfonías de Maher desconciertan al público; la crítica le reprocha la duración y el hormigueo de ideas y sensaciones contradictorias. Frente al escéptico público de Hamburgo, Mahler detestaba su trabajo en la Ópera, que el calificaba como su prisión. Es entonces cuando se entera de que Viena pronto va a tener necesidad de un nuevo director de orquesta. Sabe que reúne los requisitos, pero sabe también que sus orígenes judíos representan un gran obstáculo. Pero la pasión musical es más fuerte, y decide convertirse al catolicismo. El primero de mayo de 1897, su sueño está realizado: a la edad de 37 años es nombrado director de la Ópera Imperial y Real de Viena. No obstante, este puesto sólo permite a Mahler escribir durante sus vacaciones de verano.
.
Mahler ha revolucionado el concepto de director de orquesta; el director de orquesta moderno es un personaje animado y dinámico, y no un simple manipulador de la batuta. Esta manera de dirigir la orquesta sorprende al público vienés, tanto más cuanto que Mahler le exige que permanezca en la oscuridad durante las representaciones, y prohibe la entrada en la sala a toda persona que llegue tarde. Estas obligaciones inéditas perturbaban un poco a la burguesía y aristocracia vienesa, que venían a la Ópera para ver, pero también para ser vistos. A pesar de sus reticencias, el público de Viena acabó por reconocer que la ópera había entrado en una nueva era.
.
Cada verano, Mahler se iba a descansar a las montañas del sur de Austria, a Mayernick, con su mujer Alma y sus dos hijas. Hizo construir más arriba de su casa una pequeña cabaña, en donde sólo estaban él y su piano. De esta manera, Mahler componía apaciblemente entre dos paisajes y dos paseos por la naturaleza. En 1902 termina su Sinfonía nº 5, donde se dan cita importantes reminiscencias autobiográficas; Mahler había sido víctima de una grave hemorragia seis meses antes, escapando por poco de la muerte. Así pues, esta obra expresa la victoria de la vida sobre la muerte.
.
1907 es un año negro para Mahler. Campañas de prensa a menudo abiertamente antisemitas intentan que sea despedido de su trabajo. Mahler piensa marcharse a los Estados Unidos, donde una nueva carrera parecería abrirse para él. Pero el primer de julio, su hija mayor, María, muere a causa de la escarlatina. Mahler vuelve a pesar entonce en sus Kindertotenlieder, los Chants funèbres pour un enfant mort, escritos en 1902. Este golpe del destino abate a Mahler, que adoraba a su hija; estas obras, surgidas a partir de un texto de Ruckert, cuentan el dolor de un padre que ha perdido a su hijo.
.
Poco tiempo después de la muerte de su hija, un médico viene para atender a Alma, que se ha desmoronado. También Mahler pide ser auscultado. El médico le anuncia que está afectado de una cardiopatía incurable, y que sus días están contados. En diciembre de 1907, sale para Nueva York a dirigir la temporada del Metropolitan Opera, en donde espera obtener la notoriedad entre el público americano. Cada verano vuelve a Viena para dejar sitio al compositor y que repose el director de orquesta. Mahler acepta su destino con serenidad; torturado por su enfermedad, ya no puede dar aquellos paseos por la naturaleza que tanto le inspiraban. Sin embargo, logra escribir dos últimas sinfonías, así como Das Lied von die Erde, que se cuentan entre sus obras maestras. La Sinfonía nº 8, llamada 'de los mil' a causa del número importante de intérpretes requeridos, ha sido la única obra que, en toda su vida, fue verdaderamente ovacionada por el público.
.
Mahler murió el 18 de de mayo de 1911.
.
..
Fuente: MÚSICA ETERNA 


.


______________________________
Arthur Mann se inspiró para su novela La muerte en Venecia (1913) en la vida del compositor austriaco Gustav Mahler, y Luchino Visconti, que tenía dos ídolos declarados, Mann y Mahler, hizo la película Muerte en Venecia (1971). ¿Quién no la recuerda? ¿A quién no le está rondando, nada más mencionarla, el Adagietto de la quinta sinfonía de Mahler, de increíble belleza, que acompaña en un brumoso amanecer la llegada del vaporetto 'Esmeralda' a Venecia? Así empieza la película, y esta primera escena va inmediatamente unida en mi recuerdo a la última, impresionante, durísima. Es la secuencia de la playa. Cuando Aschenbach contempla por última vez a Tadzio entrando en el mar mientras señala un punto en el horizonte como invitándole a que le siga... Retorna el fragmento musical que ha estado presente en toda la trama. Aschenbach tiende la mano para ir tras él, Tadzio es ahora un ángel, 'todo ángel es terrible', dice Rilke, todo ángel es un límite, tras él siempre está la muerte. Se va cerrando el paisaje, la sombra se lo come, sólo queda Tadzio como un punto diminuto en el mar. Muere Aschenbach mientras el maquillaje con el que intentaba una patética e ilusoria juventud se va licuando sobre su rostro...
.....Volvería a ver la película, pero me ha quedado otro recuerdo imposible de borrar: el de haber experimentado una tristeza insoportable. No, no quiero pasar otra vez por eso. Buscando material para este artículo, me he topado con estos versos de Jorge Luis Borges que me vienen muy bien para cerrarlo:

.
Ya no seré feliz. Tal vez no importa.
Hay tantas otras cosas en el mundo;
Un instante cualquiera es más profundo
Y diverso que el mar. La vida es corta
Y aunque las horas son tan largas, una
Oscura maravilla nos acecha,
La muerte, ese otro mar, esa otra flecha
Que nos libra del sol y de la luna
Y del amor. La dicha que me diste
Y me quitaste debe ser borrada;
Lo que era todo tiene que ser nada.
.. 
Sólo me queda el goce de estar triste,
Esa vana costumbre que me inclina
Al Sur, a cierta puerta, a cierta esquina.


.
..

lunes, 12 de mayo de 2008



.
Parece que el tiempo se va encaminando hacia el verano. Lo parece pero no lo sé muy bien, aún no consigo hacerme con la meteorología local. A veces, cuando aquí el cielo se pone gris y el mar le sigue la corriente, me resulta imposible evitar la superposición de otro paisaje y entonces confundo los vientos y me lío con los olores. Así no hay manera, qué desastre. Me pregunto si podemos irnos del todo del lugar en que hemos brotado. Hoy hace justamente seis años que llegamos a esta maravilla mediterránea que es Mataró, pero en mis sueños sigue refunfuñando el Golfo de Vizcaya y oigo respirar a los bosques alfombrados de helechos, y una voz me dice vuelve, ven, acércate, y entonces me apoyo en una barandilla blanca, como hacía de niña, doblándome lentamente hasta que mi barbilla tocaba mis manos enlazadas, y miro la bahía que un atardecer apaga lentamente. Es todo tan real que, después, esas imágenes se asoman a mi mirada, miran por mí y, en cuanto me descuido, le dan el cambiazo a mi paisaje maresmino.
....Va a llover, y resulta que no llueve, las nubes están por las nubes, o sea, altísima y delgadísimas, estiradas como una gasa por la que se transparenta el azul. Hay poca agua en mi nueva vida, mis fantasmas lo saben, por eso me descienden solícitos el cielo. Me cuidan y por eso los quiero.
....Mataró es una ciudad importante. Es la capital del Maresme, va camino de ser la capital de todo el mundo. No, no le estoy dando a la hipérbole, ¿por qué iba a hacerlo si la realidad actual ya se ha convertido en la perfecta hipérbole de cualquier realidad pasada? Salir a la calle es alternar blanco con amarillo, marrón y negro. Salir a la calle es codearse con los otros cuatro continentes. Antes éramos uniformes, mujeres y hombres cortados por el mismo patrón, vestidos a la europea e investidos de cultura grecorromana, sólo con raspar un poquito en los idiomas ya encontrábamos el nexo que nos reúne, pero ahora bruscamente hemos vuelto a una suerte de helenismo, helenismo a lo bestia, nada que ver con aquel otro que del comercio y el intercambio de ideas fundió en un crisol riqueza y prosperidad intelectual. Esto es la globalización, señoras y señores, el capital campando por sus respetos, arruinando a unos, generalmente a los más pobres países, enriqueciendo a otros, casi siempre a los grandes y poderosos países. Se abrió el mercado de capitales, se abrió la veda, un nuevo Atila financiero anda por ahí agostando insaciable la hierba.
....La globalización nos ha traído ingentes masas humanas que, fatalmente, no conseguirán otra cosa que un trabajo precario, con frecuencia de esclavos, y, como ya vamos viendo todos los días, también un destino como el que tenían en sus países de origen: la delincuencia y la prostitución. No, no son muchos los que han conseguido un trabajo digno. Por las calles avanzamos hombro con hombro pero sin rozarnos; son escasísimos los grupos heterogéneos, ni siquiera a la salida del instituto se mezclan, por decirlo de una manera sincrética y festiva, moros con cristianos. No pasaba esto en la vieja plaza griega. Sócrates se hubiera espantado al vernos ahora, aquí, en esta arena universal que sólo sirve para reunir a los poderosos y a los esclavos. Cada uno por su lado, los esclavos emigrantes y los esclavos autóctonos sólo tienen un punto en común: la preocupación por el trabajo y la angustia por la hipoteca o el alquiler.
....Hace seis años yo me enfrenté a este paisaje. No daba crédito. Llegaba de un lugar en donde la emigración había sido inter nos, mis abuelos castellanos, los abuelos de mucha gente andaluces o extremeños, la península basculando en razón de los tiempos a fin de solventar sus propias carencias, ¡y resulta que en Mataró se había empadronado la O.N.U.! Al principio, por las calles era como una cateta que arrastraba a duras penas su asombro, alguna vez el sobresalto, siempre la extrañeza. Ya se me ha pasado. A todos se nos ha pasado el susto. Cuando hablo con mis amigos de Rente o Donosti o Zumaya me cuentan que allí también las cosas han cambiado: han crecido, se han hecho multicolores, como todos. No es tanto el cambio como en Cataluña y, en particular, en estas regiones, pero es un hecho evidente que las calles de Euskadi, de toda España, se van llenando de gentes distintas, que lo son, lo queramos o no lo seguirán siendo, y aunque el sentimiento sea idéntico, será preciso hallar claves socioeconómicas, políticas y culturales que nos permitan la convivencia en paz, la constante comunicación. Cada uno en su casa y Dios en la de todos los que quieran tenerle como inquilino, pero en la calle el respeto por la vida, los derechos humanos por encima de todo. Hay mucho por hacer, la globalización ya sabemos en el fondo lo que es, sin embargo, resistir es la definición esencial del hombre y, si es éste es el destino de la humanidad, saquémosle algún beneficio. Hagamos más soportable la globalización civilizándola. Humanizándola al máximo. Que esta garra financiera y económica no nos rompa la piel a cada momento. Habría que limarla, recortarla. ¿Cómo? Democratizando las organizaciones capaces de domeñarla.
....A ver si hay suerte.


.

jueves, 8 de mayo de 2008

De nuevo asciendo al jardín del mundo

.
Precedo a poderosos compañeros, hijas, hijos.
El amor, la vida de sus cuerpos significo y soy.
Con curiosidad observo aquí mi resurrección tras el letargo.
Los recurrentes ciclos, en sus amplios vaivenes me han traído
de nuevo.
..
Amorosos, maduros, todos encantadores a mi ojos, todos
maravillosos,
mis miembros y el inquieto fuego que siempre corre por ellos
por causas maravillosas
existen. Atisbo y penetro aún,
satisfecho con el presente, satisfecho con el pasado.
A mi lado o detrás de mí va Eva,
o delante, y yo la sigo del mismo modo

.
1860/1867
De HOJAS DE HIERBA - Hijos de Adán





.


.

domingo, 4 de mayo de 2008

"Memoria de una playa francesa"



.
RESULTA QUE ME LLEGUé A VER MUERTO Y OTRAS VECES
ERA EL SABOR AMARGO DEL CIELO DE LA BOCA PASA EL
HULE DEL MAR LEVANTO MIS SOLAPAS Y SENTISTE LA
PRESIóN DE MI MANO Y EL CALOR DE MI MANO Y TU RE-
TINA UN POCO DILATADA TAN HERMOSA AHORA PIENSO
QUIéN SABE SI ESTARíAS AL BORDE DE LA DUDA Y MUY
CERCA DE DESCUBRIR AQUELLO Y OTRAS VECES SENTíA
EN EL ESTóMAGO UN DEDO LARGA UÑA Y SONREíA POR
ESO SONREíA MIRáNDOTE POR PURO DISIMULO SUPONIEN-
DO QUE PODRíA LLEGAR HASTA PENSAR EN LA CARTILLA Y
EN EL PURGATORIO MUY PARECIDO A ESTA TéTRICA PLA-
YA DE BEHOBIA CON SU PISTA DE KARTING O SUBIEN-
DO CON ORTEGA A SIGüENZA O REPASABA EL LIBRO DE
MAREAS LLEGA SEPTIEMBRE CON SUS LUNAS DE ROSTRO
SALITROSO TODO ESTO OTRAS VECES CON UN DEJE CA-
LIENTE TREPANDO EN LA GARGANTA CREO QUE MIEDO NADA
MáS ESO OTRAS VECES PERO AHORA ES DISTINTO CAMBIó
TODO Y DE REPENTE ME HE VUELTO A VER SENCILLAMENTE
MUERTO Y NI SIQUIERA HAY OLAS NI POLVORIENTOS TOMOS
CON SEAKATCH CRIATURAS DE KIPLING VOLVIéNDOME HA-
CIA TI DISIMULABA MI BRUSCA PALIDEZ TE DIRé: OYE
ESTá REFRESCANDO Tú: NOS VOLVEMOS SERá MEJOR Y
ME HALLARé DE ESPALDAS ACOSTADO EN LA TIERRA JUNTO
AL FILÓSOFO ALFIL QUE ME MIRA EN LAS NOCHES EN EL
LIMPIO SILENCIO DE LA ALCOBA Tú TE DESNUDARáS
VINIERON A ESTRELLARSE PáJAROS EN LOS VIDRIOS Y
PREGUNTAS: ¿PALOMAS? OIGO RUMOR DE ALAS ENCENDIMOS
LA ENTECA PALMATORIA REGALO DE MAMá Y: OYE NO SON
PáJAROS NO ES NADA VIVO Y ERAN PáGINAS DEL ALGúN
LIBRO OLVIDADO PEGADAS EN EL FRíO DEL CRISTAL TE
DIRé: SIENTO ESE MISMO FRíO LLOVERá FUERTE FUERTE
ESTARé OYENDO LAS GOTAS DE GRANIZO COMO ABEJAS FUGACES
SUENAN LEJANAS VOCES DE MUCHACHOS HACIéNDOSE EL AMOR
JUNTANDO LAS PALABRAS Y LAS BOCAS LAS BOCAS QUé CON-
SUELO LO MALO ES QUE NUNCA PUDISTE DARTE CUENTA O ME
EQUIVOCO Y PODRáS ACERCARTE CON TODO TU CALOR TU
LENGUA TU CALOR A DECIRME: NO TEMAS ESTA VEZ TAMPOCO
OCURRIRá VOLVáMONOS A CASA ENTONCES APARTARé LAS
HOJAS DEL HORMIGUERO YA DESHABITADO LA PLAYA TRISTE
Y Tú ME ATREVERé A DECIRTE SONRIENTE: SúBETE EL
CUELLO QUE YA ESTá ANOCHECIENDO.

.
jorge g. aranguren
largo regreso a ítaca y otros poemas

...

jueves, 1 de mayo de 2008



.
La lluvia nunca fue un motivo de discordia entre nosotros, todo lo contrario, caminábamos en ella protegidos y sensatos, caminábamos sintiendo que el paragua era un techo seguro y duradero. La lluvia fue la amiga que jamás nos defraudó. Tus pasos con los míos levantaban un mar sobre la acera y otro mar cercano nos llamaba sin descanso. Ayer llovía en mi vida de ahora y recordé aquella lluvia, el mar, te recordé bajo el paraguas, tu cabeza tan cerca de la mía, mi distancia contra tu lejanía.




.