viernes, 24 de octubre de 2008

Jesús muere, muere y ya va dejando la vida, cuando de pronto el cielo se abre de par en par por encima de su cabeza, y Dios aparece, vestido como estuvo en la barca, y su voz resuena por toda la tierra diciendo, Tú eres mi Hijo muy amado, en ti pongo toda mi complacencia. Entonces comprendió Jesús que vino traído al engaño como se lleva al cordero al sacrificio, que su vida fue trazada desde el principio de los principios para morir así, y, trayéndole la memoria el río de sangre y de sufrimiento que de su lado nacerá e inundará toda la tierra, clamó al cielo abierto donde Dios sonreía. Hombres, perdonadle porque Él no sabe lo que hizo. Luego se fue muriendo en medio de un sueño, estaba en Nazaret y oía que su padre le decía, encogiéndose de hombros y sonriendo también, Ni yo puedo hacerte todas las preguntas, ni tú puedes darme todas las respuestas. Aún había en él un rastro de vida cuando sintió que una esponja empapada en agua y vinagre le rozaba los labios, y entonces, mirando hacia abajo, reparó en un hombre que se alejaba con un cubo y una caña al hombro. Ya no llegó a ver, colocado en el suelo, el cuenco negro sobre el que su sangre goteaba.



.
El Evangelio según Jesucristo
JOSÉ SARAMAGO
.
.

15 comentarios:

Glo dijo...

Ahora que leo este texto de Saramago, me acuerdo de lo poco que conozco de Pasolini, otro hombre que también pasó por el partido comunista y escribió sobre asuntos religiosos.

Mertxe dijo...

Siempre me ha gustado este hombre. Lo primero que leí de él fue 'Viaje a Portugal', que tanto me recordaba a la Cela en su 'Viaje a la Alcarria'. El fragmento que he puesto es el final del libro, me pareción tan certero, tan exacto, tan maravillosamente lúcido que lo recuerdo prácticamente de memoria.

Buenas noches, Glo, mañana me paso por tu casa.

Marta Montoliu dijo...

Me encanta Saramago. Recientemente he vuelto a leer su ensayo sobre la ceguera. Aunque conozco a varias personas, avidas lectoras, que no "pueden" con Saramago. Seria digno de estudiar porque produce este sentimiento en muchos "literatos".
No conocia este texto de Saramago, muchas gracias por "postearlo". Y la foto muy buena. Tengo pendiente hacer un dibujo sobre el ... proximamente.

Mertxe dijo...

Pues debe de ser cierto, aunque yo diría que son muchísimos los escritores que no acaban de 'cuajar', y esto tiene mucho que ver con los sentimientos que depositamos junto al libro que vamos a leer. Quiero decir que, de alguna manera, de alguna remotísima manera, ya esperamos de un texto que nos hable en exclusiva. A mí me suele pasar casi constantemente, hasta que me pellizco y me digo que más allá de que un estilo me conmueva está lo que me cuenta, lo que me enseña, lo que viene a sorprenderme precisamente porque no lo he contaminado con mis deseos.

Muy luminosas mañanas mediterráneas, Gemma y Marta.

Casiopea dijo...

Una amiga de la que hace mucho tiempo dejé de saber (así es la vida) me descubrió a Saramago y nunca se lo agradeceré lo suficiente. Es cierto eso que dices de que lo importante es lo que nos enseña un libro, más allá de los deseos que depositemos sobre lo que en él está escrito.

Me reengancho a tu blog ahora que han pasado los trajines del verano (que este año ha sido duro).

Besos meseteros :)

Casiopea

Mertxe dijo...

Y yo espero visitaros a todos poquito a poco. Mi vida ha cambiado mucho y ya no dispongo de mi tiempo como antes. En fin, practicaremos la insumisión a la realidad, siempre da resultados.

Saluditos mediterráneos con sabor cantábrico.

Glo dijo...

He nominado este importante blog para el premio Dardos.

Un saludo.

Mertxe dijo...

(Glup...)

Glo dijo...

:)

Bel dijo...

Tuve durante mucho tiempo cierta reluctancia hacia Saramago, hasta que unos amigos portugueses me regalaron sus libros...como no podía hacerles ese feo, me decidí finalmente y valió la pena. A veces, a algunos escritores hay que darles una segunda oportunidad.
Con mis mejores deseos (leo que también tu vida ha cambiado) te dejo un afectuoso abrazo.

Mertxe dijo...

¡Hola, Bel, qué agradable sorpresa!

Casiopea dijo...

Hola Mertxe!!

Vengo a invitarte a un sorteo que tengo en mi blog, de un ejemplar del libro que he publicado.

Me gustaría mucho que te apuntaras.

Un beso fuerte

Casiopea

Mertxe dijo...

Mañana me paso, Casiopea.

Boedarkyss dijo...

Descubrí a Saramago a través de su libro “El año de la muerte de Ricardo Reis”, tenía por aquel entonces esa desazón de querer escribir a todas horas y conocía la obra de Pessoa bastante bien. Aquel libro daba vida propia a alguien que sólo había existido en la mente del poeta, a un propio yo desdoblado para el ejercicio exclusivo de la literatura. Creo que es un gran pensador, un creador autentico, pero sin embargo, literariamente no es quizá un autor que pueda señalarse, tampoco me gustaron esas licencias que se permitía con la puntuación, ese no poner un solo punto durante páginas, supongo que es algo que da un halo modernista y de nuevo cuño a escritura, pero deja un poco de sabor a caos, aun así, es uno de los grandes autores vivos de nuestro tiempo.

En cuanto a su interpretación del evangelio, no puedo opinar, pues no he leído ese libro, pero ateniéndome a este fragmento, supongo que al humanizar a Jesús y convertirle en hombre esta proyectando sobre él, la propia condición humana y ese saberse vulnerable e ignorante de la sabiduría divina. Un principio de fe.

Gracias Mertxe por pasarte por allí, te lo agradezco mucho, un beso.

Mertxe dijo...

Sí, es cierto, las licencias de puntuación... En el 'Evangelio' utiliza otro estilo y choca ver cómo intervienen sus personajes sin la previa significación habitual. No hay discurso directo. Sólo comas precediendo a la cita textual. En fin, ya sabes que Cela hizo cosas así en su último (y polémico) 'Madera de Boj'.

Un saludo, Boedarkyss, y gracias a ti por este comentario tan interesante.